Comentarios sobre la primera destrucción del marfil de elefante confiscado en Hong Kong, China.

Comentarios sobre la primera destrucción del marfil de elefante confiscado en Hong Kong, China.

John E. Scanlon, Secretario General de la CITES

15 de mayo de 2014

 

Sr. K.S. WONG, J.P., Secretario de Medio Ambiente

Dr. Paul SHIN, Presidente del Comité Asesor de Especies Amenazadas

Dr. Meng Xianlin, Director general ejecutivo de la Autoridad de administración de la CITES en China

Distinguidos invitados, damas y caballeros:

Me gustaría expresar mi sincero agradecimiento al Gobierno de Hong Kong por la invitación a participar en el primero de una serie de eventos organizados con el fin de incinerar 28 toneladas de marfil de elefante que ha sido decomisado.

-----

Hong Kong cuenta con una de las reservas de marfil decomisado más grandes del mundo. Al acontecimiento de hoy se le suma la destrucción de marfil en diferentes países del mundo, como por ejemplo 6,2 toneladas de marfil en Dongguan, China este mismo año.

A pesar de los considerables esfuerzos por combatir los delitos contra la vida silvestre, estos aún representan un problema importante a escala mundial. La caza furtiva de los elefantes africanos y el consecuente comercio ilegal del marfil constituyen una de las formas más destructivas y notorias de delitos contra la vida silvestre. No solo impactan de manera devastadora en la especie del elefante africano sino también representan una amenaza para los pueblos y su subsistencia, las economías nacionales y en algunos casos, la seguridad nacional y regional. 

Esta práctica debe detenerse y la comunidad internacional está decidida a ponerle fin a este comercio ilegal.

-----

Durante la 16a reunión de la Conferencia de las Partes de la CITES, los Estados Partes demostraron estar preparados para trabajar en conjunto y garantizar la supervivencia del elefante africano. Unánimemente manifestaron la necesidad de tomar acciones concluyentes para detener la tendencia alarmante en la caza furtiva y el contrabando. 

Las Partes de la CITES reconocieron la necesidad de ejecutar acciones específicas y por tiempo limitado que impacten en toda la cadena de comercialización ilegal del marfil, ya sea los Estados del área de distribución y tránsito como los mercados de destino final, para poder atacar tanto la oferta como la demanda.

La conclusión de las Partes de la CITES durante la CoP16 el año pasado cobra aún más relevancia en la actualidad: para revertir las preocupantes tendencias en la caza furtiva del elefante y el contrabando de marfil es necesario un esfuerzo internacional colectivo y sostenido.

Una año después de esta conclusión en la CoP16 de la CITES, se observan medidas eficientes y mejoradas en los Estados de distribución, tránsito y destino, como por ejemplo los excelentes resultados logrados por los funcionarios de aplicación de la ley en 28 países en el marco de la Operación COBRA II, una operación global que se extendió durante un mes para combatir el comercio ilegal de vida silvestre. 

Es más, tanto antes como después de la CoP16 de la CITES se identifican compromisos políticos, en la mayoría de los casos al más alto nivel, para aumentar los esfuerzos para combatir los delitos contra la vida silvestre con mayor eficacia, y con especial foco en el mercado ilegal del marfil.

-----

Estimados invitados, la destrucción del marfil confiscado no niega el patrimonio cultural del tallado histórico del marfil, ni pondrá fin en sí mismo al comercio ilegal.

Sin embargo, el decomiso del marfil junto con el enjuiciamiento de los acusados, envía un mensaje inequívoco respecto de que Hong Kong no acepta ni tolera el comercio ilegal ni el impacto devastador que genera sobre el elefante africano y la subsistencia de las comunidades rurales. 

También permite enviar un mensaje público a los que practican el comercio ilegal del marfil respecto de la posibilidad de identificar la fecha y el origen del contrabando mediante técnicas forenses modernas. Por lo tanto, independientemente de lo que ocurra a futuro, el marfil comercializado ilegalmente no tendrá ningún valor comercial y muy probablemente, el retorno de la “inversión” sea la prisión, la imposición de multas elevadas y el decomiso de los bienes.

-----

Hong Kong, como una de las principales metrópolis y centros comerciales del mundo, ostenta una posición cultural y económica sin paragón y de enorme relevancia. Se trata de un consumidor importante de muchos productos de flora y fauna silvestres y, a la vez, de un punto de tránsito hacia China continental.

Además de manejar una gran volumen de envíos diarios, tengo conocimiento de que el servicio de aduanas de Hong Kong controla cerca de 100 millones de pasajeros que anualmente pasan sus fronteras para llegar a Shenzhen, en China continental, donde funciona el mayor equipo aduanero del mundo. Esto hace que el trabajo de los funcionarios de Aduanas y de la CITES sea aún más exigente.

-----

Durante los últimos años, Hong Kong ha tenido una función ejemplar en la implementación y aplicación de la CITES. Las Aduanas y el Departamento de Conservación, Pesca y Agricultura de Hong Kong han recibido en dos oportunidades el Certificado de Recomendación otorgado por el Secretario General de la CITES. De hecho, fueron los primeros en recibir este certificado en 2003 por haber descubierto una gran cantidad de marfil que estaba cuidadosamente escondido en un barco, lo que trajo como resultado el enjuiciamiento y la prisión del capitán de la embarcación. 

Unos meses después, como muestra de una creciente cooperación internacional, Hong Kong ha regresado a Sudáfrica el marfil y el cuerno de rinoceronte confiscados, a fin de facilitar las investigaciones y las determinaciones del origen de los artículos mediante un análisis de ADN y otros medios; y de apoyar el enjuiciamiento de los cazadores furtivos y traficantes. La operación fue recibida con satisfacción como un paso positivo en el combate del comercio ilegal que destruye las poblaciones mundiales de elefantes y rinocerontes.

-----

Estimados delegados, el esfuerzo colectivo para combatir el comercio ilegal de vida silvestre, en el plano internacional y nacional, es una muestra clara de que los Estados están reconociendo el comercio ilegal del marfil de elefante como un delito grave, que ahora conlleva un riesgo mayor de ser detectado, enjuiciado y condenado en más países, con imposición de penas más elevadas, como multas, prisión y confiscación de bienes. 

Estos esfuerzos colectivos y sostenidos podrán revertir las preocupantes tendencias actuales en la caza furtiva y el contrabando del elefante africano y combatir otros delitos contra la vida silvestre de manera más eficaz.

Por último, me gustaría expresar nuevamente mi más sincero agradecimiento al Gobierno de Hong Kong por el importante evento de hoy.

Ha servido para generar conciencia pública sobre los impactos del comercio ilegal del marfil y el tráfico de vida silvestre, y sobre la determinación de toda la comunidad global para ponerle fin. 

Muchas gracias.