Nuevas reglas comerciales CITES propuestas para los animales y plantas silvestres


 

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

 

COMUNICADO DE PRENSA

Nuevas reglas comerciales CITES propuestas para los
animales y plantas silvestres


El bacalao, la caoba, las ballenas, los elefantes, la vicuña y las tortugas en peligro
 

Ginebra, 14 de junio de 2002 - La Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) anunció hoy que había recibido 54 propuestas de los gobiernos miembros para enmendar las listas de especies (Apéndices) cuyo comercio está sujeto a controles o prohibiciones.

El Sr. Willem Wijnstekers, Secretario General de la Convención, dijo "Entre algunas de las importantes cuestiones planteadas por las propuestas presentadas este año cabe señalar el papel que debe desempeñar la CITES en relación con las especies de peces y de madera de gran valor comercial y los incentivos que necesitarán las comunidades locales para seguir protegiendo la vida silvestre con la que cohabitan".

El Sr. Klaus Töpfer, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que se encarga de la administración de la Secretaría CITES, dijo que "los esfuerzos desplegados por la CITES con miras a reducir las amenazas que se ciernen sobre determinadas especies silvestres es fundamental para lograr un objetivo más amplio, a saber, que la conservación del medio ambiente y la reducción de la pobreza se complementen mutuamente".

Las listas CITES, o Apéndices, se revisan cada dos años y medio. El comercio de unas 900 especies amenazadas de extinción que figuran en el Apéndice I está prohibido, mientras que el comercio de las 4.000 especies animales y más de 22.000 especies de plantas que están incluidas en el Apéndice II se regula mediante un sistema de permisos. El plazo límite para la presentación de nuevas propuestas fue el pasado 6 de junio. La Secretaría formulará sus comentarios sobre estas propuestas en julio. Ulteriormente, las 158 Partes en la Convención, que se reunirán en Santiago, Chile, del 3 al 15 de noviembre, decidirán si aceptan, rechazan o modifican estas propuestas.

De particular interés serán las deliberaciones sobre la propuesta de incluir en el Apéndice II dos especies de bacalao, denominadas en Chile, bacalao de profundidad. Las propuestas sobre el bacalao ponen en tela de juicio el papel de la CITES en lo que respecta a los stocks de peces de gran valor comercial y que son objeto de considerable comercio, y sus relaciones con los acuerdos regionales de pesca, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y otros regímenes internacionales. Entre otras especies propuestas para su inclusión en el Apéndice II podemos señalar la caoba, los caballitos de mar y 26 especies de galápagos.

Un tema espinoso en la Conferencia de Santiago será el elefante africano. Tras ocho años de prohibición de las ventas de marfil, se acordó a tres países africanos - Botswana, Namibia y Zimbabwe - que realizasen una venta única de sus existencias de marfil no trabajado de origen legal en 1997. Estos países presentaron propuestas para establecer cupos anuales en 2000, pero las retiraron. Los debates sobre el elefante se han centrado en los beneficios que podían aportar los ingresos de las ventas a las comunidades locales y a los programas de conservación contra la preocupación de que dichas ventas podían redundar en un aumento de la caza furtiva.

Este año, los tres precitados países, así como Sudáfrica, proponen una venta única de sus existencias de marfil, seguido del establecimiento de cupos anuales. En las propuestas se propone una venta única de 20.000 kg de marfil y un cupo anual de 4.000 kg para Botswana, 10.000 kg y 2.000 kg para Namibia, 30.000 y 2.000 kg para Sudáfrica y 10.000 y 5.000 kg para Zimbabwe. Zambia propone también una venta única de 17.000 kg. India y Kenya proponen, por su parte, que todas las poblaciones del elefante africano se transfieran nuevamente al Apéndice I.

En diversas otras propuestas se propone las transferencia de especies del Apéndice I al Apéndice II, a fin de autorizar el comercio. Cuba desearía vender 7.800 kg de caparazones de tortuga carey de las existencias registradas. Japón trata de transferir la mayor parte de las poblaciones del hemisferio septentrional del rorcual menor y una población del Pacífico de la ballena de Bryde, haciendo hincapié en su propuesta en la utilización de la legislación nacional y la identificación de las ballenas mediante el ADN para controlar las capturas y el comercio. Argentina, Bolivia y Chile desean ampliar su posibilidad de vender la finísima lana esquilada de las vicuñas vivas a fin de incluir un número adicional de poblaciones de vicuña.

Nota a los periodistas: Para mayor información, póngase en contacto con Michael Williams (+41-22-917-8242 /8196 /8244 o michael.williams@unep.ch). Las propuestas podrán consultarse en el sitio de la CITES en la web (www.cites.org).