CITES suspende el comercio de la concha reina


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

CITES suspende el comercio de la concha reina

Ginebra, 1 de octubre de 2003 – Las pruebas cada día mas claras de que la concha reina (Strombus gigas) - un molusco marino cuya bella concha rosada puede alcanzar 30 cm de largo y 3 kilos de peso - están comenzando a disminuir drásticamente en el Caribe ha conducido la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) a tomar medidas para proteger este importante recurso marino de la sobreexplotación.

“A pesar de la colaboración entre la CITES y los Estados del área de distribución de la concha reina durante los pasados seis años, la especie continua disminuyendo” declaró el Secretario General Adjunto de la CITES, Jim Armstrong. “No podemos seguir cruzados de brazos asistimos a la desaparición de este valioso recurso. Por esta razón, anunciamos hoy que se tomaran medidas mas enérgicas están siendo adoptadas para reglamentar la pesca y promover la recuperación” agregó.

En respuesta a las recomendaciones formuladas por la CITES el pasado mes de agosto, dos de los principales Estados del área de distribución, Honduras y Republica Dominicana, han acordado suspender a partir del 29 de septiembre de 2003 y hasta nuevo aviso, las exportaciones de todos las especimenes de concha reina. Ambos Estados se han comprometido a aplicar plenamente el programa de recuperación esbozado por el Comité de Fauna de CITES, que incluye estudios de población mas rigurosos y una reglamentación mas efectiva de la industria pesquera nacional.

Mientras tanto, la CITES determinó que Haití, otro importante Estado del área de distribución, no ha aplicado las medidas recomendadas dentro del plazo previsto. En consecuencia, el Comité Permanente de CITES solicita a todos los Estados miembros de CITES que suspendan la importación de todos los especimenes de Strombus gigas procedentes de Haití, hasta que ese país aplique las recomendaciones.

Con una amplia distribución a lo largo del Caribe, desde el Estado de Florida, en Estados Unidos hasta la costa septentrional de América del Sur, la concha reina se encuentra en las aguas territoriales de al menos 36 países y territorios dependientes. Habita principalmente en los fondos marinos arenosos en aguas limpias, poco profundas, pero también ocurre en profundidades de hasta 100 m. La especie ha sido incluida en el Apéndice II de la CITES desde noviembre de 1992, lo que significa que es preciso expedir permisos CITES para todas las exportaciones.

Aunque la concha reina ha sido capturada como alimento durante siglos, la pesquería comercial a gran escala se desarrolló únicamente en los últimos decenios, principalmente como respuesta al aumento de la demanda internacional de carne. Actualmente, la especie es uno de los recursos pesqueros más importantes en el Caribe, alcanzando un valor al por mayor de unos 60 millones de USD anuales. Las caracolas también se utilizan y comercializan como curiosidades y recuerdos para turistas, pero se consideran fundamentalmente como un subproducto del comercio de carne.

Durante los últimos decenios, una intensa presión de la pesca ha conducido a una acentuada disminución de las poblaciones y por consiguiente, a la clausura total o temporal de la pesca en varios países o territorios dependientes, como por ejemplo en Bermudas (GB), Cuba, Colombia, Florida (US), México, las Antillas Neerlandesas, las Islas Vírgenes (US) y Venezuela.

Aunque la sobrepesca para el comercio nacional e internacional constituye el principal factor de la disminución de las poblaciones, la degradación del hábitat puede constituir otro factor, sobre todo en la pérdida de importantes hábitats de cría, como las praderas marinas de aguas poco profundas a proximidad de la costa.

Entre 1992 y 1998, los desembarcos anuales totales de carne de concha reina oscilaron entre 6.500 y 7.300 toneladas. Desde entonces, los desembarcos anuales han disminuido, pasando a 5.500 toneladas en 1999, 4.500 toneladas en 2000 y 3.100 toneladas en 2001. Los mayores desembarcos se han registrado en Honduras, Jamaica y la República Dominicana, cada uno de ellos declarando desembarcos anuales de alrededor de 1.000 toneladas de carne.

Setenta y ocho por ciento de toda la carne de concha reina en el comercio internacional es importada por los Estados Unidos [incluyendo las Islas Vírgenes (US) y Puerto Rico], seguido por Francia (inclusive Guadalupe y Martinica) qué importó 19 por ciento de toda la carne comunicada en el comercio internacional entre 1992 y 2001.

La concha reina es una de las siete especies de la familia Strombidae que se encuentra en el Océano Atlántico Occidental. Se conoce por varios nombres a lo largo de su área de distribución, incluyendo: botuto o guarura (Venezuela); cambombia (Panamá); cambute (Costa Rica); caracol abulon (Guatemala); caracol gigante (Honduras); caracol pala (Colombia); caracol rosado (México); carrucho (Puerto Rico); cobo (Cuba); y lambi (isla de La Española y Antillas Francesas).


Nota a los periodistas: Para mayor información, sírvanse ponerse en contacto con Michael William, Press Officer, United Nations Envionrment Programme, Geneva, Switzerland, tel 41 79 4091528, email: michael.williams@unep.ch; o Juan Carlos Vásquez, Secretaría CITES, tel: +41-22-917-8156 o juan.vasquez@unep.ch.