La CITES toma medidas para fomentar la gestión sostenible de la fauna y la flora silvestres y luchar contra el comercio ilegal


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

La CITES toma medidas para fomentar la gestión sostenible de la fauna y la flora silvestres y luchar contra el comercio ilegal

En la conferencia de Bangkok se revisan las normas comerciales para
el ramin, el gran tiburón blanco, el napoleón, los cocodrilos, los rinocerontes y el delfín del Irrawaddy

Bangkok, 14 de octubre de 2004 – Hoy se clausura la reunión de dos semanas de duración de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) tras haber tomado decisiones para fortalecer la ordenación de la fauna y la flora silvestres, luchar contra el tráfico ilegal y actualizar la reglamentación comercial para un amplio número de animales y plantas.

“La Conferencia de Bangkok ha forjado soluciones para satisfacer las peculiares necesidades de muchas especies de fauna y flora silvestres que están bien sea en peligro o que podrían llegar a estarlo si el comercio no fuese sostenible” declaró el Sr. Willem Wijnstekers, Secretario General de la CITES, cuya secretaría está administrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El Sr. Wijnstekers dijo además “Estas soluciones tienen por finalidad conservar el rico patrimonio de la diversidad biológica de la Tierra, al tiempo que apoyan el desarrollo sostenible de las comunidades locales y las economías nacionales”.

La conferencia decidió incluir el ramin (un árbol de Asia sudoriental que produce una valiosa madera) y la madera de agar (que produce el aceite de “agar”) en el Apéndice II. Al exigir la utilización de permisos de exportación CITES, estas inclusiones fortalecerán la capacidad de los Estados del área de distribución del ramin y la madera de agar para ordenar las masas forestales. Igualmente, permitirá a los exportadores e importadores velar por que el comercio es sostenible y atajar el comercio ilegal.

El gran tiburón blanco y el napoleón – dos especies de peces de gran valor comercial – también se incluyeron en los Apéndices de la CITES y ahora sólo pueden comercializarse al amparo de permisos CITES. Otra especie marina, el delfín del Irrawaddy, fue transferida del Apéndice II al Apéndice I, prohibiendo así cualquier transacción comercial.

“En los últimos años la CITES ha comenzado a incluir en sus Apéndices especies de peces de gran valor comercial como el esturión, los caballitos de mar, el peregrino y el tiburón ballena. La adición de nuevas especies a los Apéndices pone de relieve que los gobiernos creen que la CITES puede contribuir al logro de la meta acordada en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Johannesburg, 2002) de restablecer las poblaciones de peces a niveles sostenibles a más tardar en 2015” dijo el Sr. Wijnstekers.

El elefante africano fue objeto de interminable debate. La conferencia acordó un ambicioso plan de acción para tomar medidas enérgicas contra los mercados nacionales no regulados de marfil de elefante. Esos mercados constituyen los principales lugares de venta al público para el marfil cazado furtivamente, en particular en varios países africanos y asiáticos. En el marco de este plan de acción, todos los Estados del área de distribución del elefante africano reforzarán su legislación y sus esfuerzos de aplicación de la ley, lanzarán campañas de sensibilización del público y presentarán un informe sobre los progresos realizados a finales de marzo de 2005.

La solicitud de Namibia relativa a un cupo anual para el marfil de su población nacional de elefantes fue rechazada. Sin embargo, Namibia logró autorización para proceder a la venta estrictamente controlada de tallas tradicionales de marfil, conocidas con el nombre de “ekipas”, como artículos de recuerdo para turistas.

Además, en 2002, se autorizó a Botswana, Namibia y Sudáfrica a realizar una venta única de sus existencias registradas de marfil, con la condición previa de que se estableciesen datos de referencia sobre la población y la caza furtiva en toda el área de distribución del elefante. En la reunión de Bangkok se anunció que estos datos estarían preparados en 2005, lo que significaba que las ventas podrían llevarse a cabo antes de 2006.

La reunión acordó que Namibia y Sudáfrica podían reanudar la caza de trofeos de rinoceronte negro por la primera vez en muchos años, con un cupo anual de cinco animales para cada país. Asimismo, Swazilandia puede llevar a cabo una caza estrictamente controlada de su población de rinocerontes blancos y exportar algunos animales vivos. La finalidad de estas decisiones es autorizar a los Estados del área de distribución a administrar con mayor eficacia sus poblaciones de rinocerontes y lograr ingresos en favor de la conservación del rinoceronte.

La población namibiana de cocodrilo del Nilo se transfirió del Apéndice I al Apéndice II, para permitir la caza de trofeos. La población cubana de cocodrilo americano se transfirió a un Apéndice de protección menor para permitir que el gobierno abastezca huevos y crías recién eclosionadas a los establecimientos de cría en granjas.

La conferencia otorgó mayor protección a cinco especies de tortugas terrestres y galápagos de Asia y a 11 especies de gecos de Madagascar, al incluirlas en el Apéndice II. Numerosas tortugas de Asia oriental, meridional y sudoriental son objeto de comercio en cantidades significativas para los mercados regionales de alimentos, los mercados de medicina tradicional asiática y los mercados internacionales de animales de compañía.

También se reforzaron las normas comerciales para diversas plantas medicinales, entre otras hoodia, utilizada en dietoterapia; cistanche deserticola, un tónico natural; y el tejo chino, que aparentemente tiene propiedades que ayudan a luchar contra el cáncer.

Se tomaron decisiones que fomentarán la aplicación práctica de la Convención en relación con los incentivos económicos, las directrices para el uso sostenible, la sinergia con el Convenio sobre la Diversidad Biológica, las reglamentaciones sobre los efectos personales y artículos del hogar, y el presupuesto y cuestiones conexas. Mediante otras decisiones se trata de fomentar la conservación de especies amenazadas o en peligro ya amparadas por la CITES, como el antílope saiga, los tiburones y la tortuga carey.

Paralelamente en la reunión, la Secretaría anunció los cupos correspondientes a 2004 para las exportaciones de caviar del mar Caspio. Los cinco Estados del mar Caspio acordaron adoptar medidas más enérgicas en relación con la conservación del esturión, el comercio ilegal y la explotación.

A la 13ª reunión de la Conferencia de las Partes, celebrada del 3 al 14 de octubre, asistieron unos 1.200 participantes de 154 países y de numerosas organizaciones observadoras. La CdP14 se celebrará en los Países Bajos en 2007.

Nota a los periodistas: Para mayor información, sírvase llamar al equipo de prensa de la CITES hoy en Bangkok al número +66 2 229 3041 o +66 4 098 7621, o después de la conferencia al +41 79 409 1528 o +41 79 378 6540 o a los correos electrónicos siguientes: juan.vasquez@unep.ch y michael.williams@unep.ch. Véase asimismo www.cites.org.