La diversidad biológica : un seguro de vida para nuestro mundo cambiante


 

La diversidad biológica:

un seguro de vida para nuestro mundo cambiante


La semana próxima, en Nueva York, los gobernantes de todo el mundo analizarán los progresos realizados en la consecución de las Metas de Desarrollo del Milenio (MDG). En estas metas están plasmadas las aspiraciones de la comunidad internacional de tener un mundo mejor, del que se haya erradicado el hambre y la pobreza, en el que todos gocen de los derechos fundamentales, y en el que prevalezcan la equidad y la salud. Exhortamos a todos los gobernantes a que reconozcan que para que las Metas de Desarrollo del Milenio se hagan realidad en nuestro planeta, tan densamente poblado, la diversidad biológica debe ser utilizada de manera sustentable, y los beneficios que de ella se derivan deben ser distribuidos más equitativamente.

La diversidad biológica representa la variedad de la vida en la tierra: genes, especies, ecosistemas. Los servicios que extraemos de los ecosistemas, como el agua potable, los alimentos, combustibles y fibras, medicinas, y el control del clima, no existirían sin la diversidad biológica. Si no se conserva y utiliza de manera sustentable, se perpetuarán formas de crecimiento injustas e insostenibles, aumentará la pobreza, surgirán enfermedades nuevas y más peligrosas, seguirán desapareciendo especies y, en definitiva, tendremos un mundo cada vez más degradado y menos saludable para la población. Es hora de hacer frente al hecho de que si no modificamos la forma en que usamos los recursos naturales y distribuimos la riqueza que generan, las Metas de Desarrollo del Milenio sólo serán recordadas como un ideal utópico.

La importancia de la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica para alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio ha sido ya reconocida por los gobernantes de todo el mundo al respaldar el objetivo de lograr una reducción significativa del ritmo de pérdida de la diversidad biológica para el año 2010 – la llamada meta de 2010. Se fijaron este objetivo porque la diversidad biológica está desapareciendo a un ritmo inadmisible como resultado de las actividades humanas. La conversión de los hábitats, la explotación excesiva, la contaminación y el cambio climático se deben a una demanda cada vez mayor de recursos naturales. Esta situación requiere acción inmediata y concertada. Debemos administrar y proteger la diversidad biológica de forma sustentable, garantizar el suministro regular de bienes y servicios de los ecosistemas y asegurarnos de que el mundo tenga la capacidad de adaptarse a cambios futuros.

A medida que se avance en la reducción de la pobreza y la mejora del bienestar de nuestra creciente población, comprenderemos mejor la necesidad de que los ecosistemas funcionen eficazmente. Es esencial contar con una gran diversidad genética para asegurarnos de que nuestros agro-sistemas puedan adaptarse a los nuevos impactos del clima, las plagas y enfermedades. La riqueza biológica de los ambientes marinos tendrá que alimentar a una población en aumento, y proporcionar modos de sustento para las comunidades costeras en todo el mundo. Los humedales son necesarios como reguladores de las aguas, para protegernos de inundaciones y marejadas, para ayudar a amortiguar el cambio climático junto con otros ecosistemas, tales como los bosques, y como filtros vivos para los contaminantes y residuos de fertilizantes. No debemos olvidar que la diversidad biológica es fundamental para muchas de las culturas del mundo, que es origen de leyendas y mitos, e inspiración para el arte y la música. Es la base de conocimientos medicinales, ya que en ella residen las propiedades curativas de toda una variedad de plantas y animales. El suministro de tales servicios en todos estos ecosistemas depende de que se mantenga la diversidad biológica.

Nosotros, los responsables de las secretarías de las convenciones internacionales relativas a la diversidad biológica, recalcamos la importancia del papel que desempeña la diversidad biológica en el logro de todas las Metas de Desarrollo del Milenio. La diversidad biológica puede, efectivamente, mitigar el hambre y la pobreza, promover la salud humana y ser una base para garantizar la libertad y la equidad para todos. Directa o indirectamente, todos nosotros dependemos de la diversidad biológica para nuestra salud y bienestar. La meta de 2010 para la diversidad biológica es, pues, el fundamento de nuestro bienestar y de la sostenibilidad de nuestra existencia. Debemos asegurarnos de que se mantenga la diversidad biológica para nosotros y para las generaciones venideras. Exhortamos, pues, a los gobiernos y a la sociedad civil a que conserven y hagan un uso sostenible de la diversidad biológica a fin de garantizar para todos una parte de los beneficios de un mundo diverso.

Hamdallah Zedan
Secretario Ejecutivo Convenio sobre la Diversidad Biológica
(CBD)

Willem Wijnstekers
Secretario-General
Convención sobre el Comercio Internacional de Especies
Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)

Robert Hepworth
Secretario Ejecutivo
Convención sobre las Especies Migratorias de Animales Silvestres
(CMS)

Peter Bridgewater
Secretario General Convención de Ramsar sobre los Humedales (Ramsar, Irán, 1971)

Francesco Bandarin
Director
Centro del Patrimonio Mundial
(WHC)