La prohibición de la Unión Europea (UE) sobre las importaciones de aves silvestres es “decepcionante”


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

La prohibición de la Unión Europea (UE) sobre las importaciones
de aves silvestres es “decepcionante”

Ginebra, 11 de enero de 2007 – La Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) expresó hoy su decepción por el anuncio de la Unión Europea de prohibir indefinidamente las importaciones de aves silvestres.

La prohibición de la UE se ha adoptado alegando que ayudará para evitar la propagación de la gripe aviar y otras enfermedades en los seres humanos, pero como sólo afecta a la importación de aves silvestres, corre el riesgo de dar la errónea impresión de que el comercio internacional de aves no está debidamente controlado. Sin embargo, los 169 países miembros de la CITES regulan cabalmente este comercio.

El comercio global de aves silvestres ha disminuido desde unos 7,5 millones de aves anuales en 1975, fecha en que entró en vigor la Convención, hasta 1,5 millones actualmente. En contraste, el comercio global de aves de corral vivas asciende a unos 750 millones de especímenes al año; pese a ello, este comercio no se ve afectado por la nueva legislación sanitaria de la UE, ya que los pollos y otras aves de corral con se consideran “aves” según sus términos.

El comercio internacional de aves silvestres consiste mayormente de pinzones de África occidental, que son naturalmente abundantes en sus países de origen. De un análisis realizado en fecha reciente por Birdlife International se desprende que sólo un 0,5 por ciento de las especies de aves del mundo parece estar significativamente amenazado por el comercio internacional. Virtualmente todas esas especies amenazadas son objeto de controles estrictos por la CITES. (La principal amenaza para las aves silvestres es la destrucción y la degradación del hábitat.)

Pese a que la propia CITES impone prohibiciones al comercio internacional de especímenes de especies críticamente en peligro, como las tortugas marinas y el tigre, reconoce que las prohibiciones pueden originar mercados negros. Al poner término a las importaciones legales y rigurosamente gestionadas, la UE corre el riesgo de fomentar un mercado subterráneo y menos transparente. Asimismo, corre el riesgo de arruinar a las comunidades empobrecidas que dependen del comercio ambientalmente sostenible de aves y suprimir sus incentivos económicos por proteger el hábitat de las aves.

En el dictamen pericial que impulsó la nueva legislación de la UE no se tomó en consideración el impacto previsto sobre la conservación de la naturaleza en los países de origen. No obstante, en él se concluye que "Algunas comunidades locales en los países de origen mantienen el hábitat de las aves a fin de poder cazar aves silvestres para la exportación y obtienen una parte significativa de sus ingresos de esas ventas. Estas prácticas pueden tener un efecto benéfico para la conservación de las aves, incluso si se capturan aves de las poblaciones silvestres y hay efectos nocivos para el bienestar de las aves”.

Las Partes en la CITES también han tomado medidas para reducir la mortalidad durante el transporte. Las normas de transporte para los animales vivos establecidas por la Asociación del Transporte Aéreo Internacional son obligatorias para todos los envíos aprobados de la CITES. De un estudio exhaustivo realizado por el Gobierno de Alemania para la CITES se desprende que las tasas de mortalidad de las aves durante el transporte para el comercio internacional se eleva a 1,36 por ciento.

El Secretario General de la CITES, Willem Wijnstekers, comentó “Entendemos la necesidad de luchar contra la amenaza que representa la gripe aviar, pero el carácter definitivo e inflexible de la decisión parece desproporcionada y corre el riesgo de obstaculizar los esfuerzos de conservación en los países en desarrollo, privándolos, así como a las comunidades locales pobres, de los beneficios de la vida silvestre para su subsistencia. El desarrollo sostenible consiste en tomar decisiones que reconcilian cabalmente las necesidades sociales, económicas y ambientales”.

El Sr. Wijnstekers añadió “Es decepcionante comprobar que en el caso que nos ocupa parece que no se ha tenido en cuenta el efecto ambiental de esta medida. Se corre el riesgo de que socave el intento de lograr que el uso de aves silvestres sea sostenible en los países en desarrollo. En cambio, debería hacerse énfasis en el comercio estrictamente regulado”.

Además de su impacto sobre el comercio internacional de aves silvestres, la nueva legislación exigirá a los criadores de aves en los países en desarrollo que cumplan términos y condiciones específicas antes de poder registrarse como comerciantes de aves criadas en cautividad en la UE.

Irónicamente, la CITES estableció hace años un sistema de registro similar para los establecimientos que crían en cautividad especímenes de especies en peligro, pero la UE decidió no aplicar la medida. Otros países de importación también han establecido reglas unilaterales para el comercio de aves criadas en cautividad. En consecuencia, los criadores de aves en los países en desarrollo deben cumplir ahora con varios conjuntos diferentes de normas de registro antes de poder proceder a la exportación.

Por último, el Sr. Wijnstekers subrayó "Es más probable que los controles al comercio de vida silvestre sean eficaces si son fáciles de aplicar y se han establecido sobre una base cooperativa y multilateral".

Nota a los periodistas: Para mayor información, véase www.cites.org o póngase en contacto con Juan Carlos Vásquez en +41 22 917 8156 o juan.vasquez@cites.org, o Michael Williams en +41 22 917 8242, +41 79 409 1528 (celular) o Michael.williams@unep.ch. Un resumen del estudio de Alemania sobre la mortalidad durante el transporte está disponible en http://www.cites.org/common/com/ac/19/X-AC-19i-04.pdf.

 Si desea leer anteriores comunicados de prensa, vaya a Archives.