El Secretario General de la CITES expresa su gran preocupación por los informes de matanzas masivas de elefantes en Camerún

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

Ginebra, 28 de febrero de 2012 – El Secretario General de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), John E. Scanlon, ha expresado su gran preocupación por los recientes informes sobre la caza furtiva de cerca de 450 elefantes en el Parque Nacional de Bouba Ndjida, al norte de Camerún.

A los gobiernos de la región se les está ofreciendo apoyo para encontrar, y capturar, a los criminales responsables y localizar y confiscar el marfil obtenido furtivamente. También se está instando a los posibles países de tránsito y destino final a que permanezcan sumamente vigilantes y a que cooperen.

“Este incidente tan reciente de caza furtiva de elefantes, a gran escala, refleja una nueva tendencia que estamos observando en muchos Estados del área de distribución, donde cazadores furtivos bien pertrechados, con armas sofisticadas, diezman las poblaciones de elefantes, a menudo impunemente. El programa de la CITES para la Supervisión de la matanza ilegal de elefantes (MIKE) ha revelado niveles cada vez mayores de caza furtiva en 2011. Esta elevada cifra de caza furtiva de elefantes es motivo de gran preocupación no sólo para Camerún, Estado Miembro de la CITES, sino para los 38 Estados del área de distribución del elefante africano, así como para la Secretaría”, dijo el Sr. Scanlon.

Un elefante africano (Loxodonta africana)

Se informa de que los elefantes han sido matados por grupos procedentes de Chad y de Sudán en las últimas semanas, aprovechando la estación seca. Se cree que el marfil obtenido furtivamente se cambia por dinero, armas y municiones para apoyar conflictos en países vecinos. La respuesta de observancia tiene que basarse en la colaboración y la coordinación.

La Secretaría se está poniendo en contacto con los Ministros de Bosques y Vida Silvestre de Camerún, Chad, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo y Sudán, ofreciéndoles apoyo para ayudar a impulsar los esfuerzos de observancia y mecanismos transfronterizos contra la caza furtiva en África.

El Sr. Scanlon ha designado al Sr. Ben Janse Van Rensburg, Jefe de Apoyo a la Observancia de la CITES, como persona de contacto de la Secretaría de la CITES para coordinar el apoyo a fin de responder a los grandes incidentes de caza furtiva de elefantes. El Sr. Rensburg está tratando con los países concernidos, así como con asociados en el Consorcio Internacional para combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC), a saber, Interpol, la Organización Mundial de Aduanas, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y el Banco Mundial, con objeto de intercambiar información que pueda utilizarse para ayudar a capturar a los perpetradores, localizar y confiscar el marfil obtenido furtivamente, y ayudar a impedir futuros incidentes. También se están explorando instrumentos innovadores como medicina legal de vida silvestre, perfiles de ADN y lucha comunitaria contra la caza furtiva, como medios complementarios para apoyar los esfuerzos de observancia de los gobiernos.

Cuando informó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los nuevos desafíos a la paz y la seguridad internacionales en noviembre del pasado año, el Director Ejecutivo de la ONUDD, Sr. Yuri Fedotov, planteó la cuestión de los delitos contra la vida silvestre. Interpol y la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de las Naciones Unidas, han aprobado también recientemente firmes resoluciones sobre la intervención del crimen organizado en el tráfico ilegal de especies silvestres.

El programa MIKE informará de las últimas tendencias en la matanza ilegal de elefantes en África en la 62ª reunión del Comité Permanente de la CITES, en julio de este año, y ofrecerá un análisis exhaustivo de los datos sobre la caza furtiva en la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES, que se celebrará en Bangkok en marzo de 2013.

El pico de caza furtiva detectado afecta a los elefantes africanos de gran parte de su área de distribución. El marfil ilegal confiscado en países de otros continentes procede de África Oriental, Occidental, Central y Meridional. Las autoridades CITES no han logrado identificar el verdadero origen de este marfil confiscado, salvo en unos pocos casos en que se pudieron hacer análisis de perfiles de ADN. Por lo tanto, es fundamental un procedimiento nacional, regional e internacional para gestionar y conservar los elefantes.

Esta matanza masiva tan reciente prueba la necesidad de aplicar afectivamente el Plan de Acción para el control del comercio de marfil de elefante, creado con los auspicios de la CITES. El Fondo para el Elefante Africano se puso en marcha el pasado mes de agosto en la 61ª reunión del Comité Permanente de la CITES y ha recaudado 250.000 USD en sus primeros meses de funcionamiento. Se han recibido contribuciones de Francia, Alemania, Países Bajos y el Reino Unido, y se esperan más de otros donantes, como Sudáfrica.

Nota a los Redactores: Para más información, contáctese a Juan Carlos Vasquez en +4179-552 27 32 (móvil), o juan.vasquez@cites.org

 

 


 Si desea leer anteriores comunicados de prensa, vaya a Archives.