Un nuevo Informe Advierte acerca de un Futuro Incierto para los Elefantes Africanos

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

La caza furtiva de elefantes se ha duplicado y el comercio ilícito
de marfil se ha triplicado en los últimos años 

Para evitar la crisis se requiere mejorar la aplicación de la ley, aumentar
la cooperación internacional y reducir la demanda


Bangkok, 6 de marzo de 2013— Las poblaciones de elefante africano de África continúan bajo severa amenaza mientras crece el comercio ilícito de marfil – el número de elefantes muertos se ha duplicado y la cantidad de marfil decomisado se ha triplicado en la última década.

Según un nuevo informe titulado “Elefantes en el Polvo – La crisis del Elefante Africano”, los niveles crecientes de caza furtiva así como la pérdida del hábitat están amenazando la supervivencia de las poblaciones de elefante africano en África Central, así como a poblaciones anteriormente seguras en África Occidental, Sur y Oriental.  

En el informe – producido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y la Red de Vigilancia del Comercio de Vida Silvestre (TRAFFIC) – se afirma que el monitoreo sistemático de los decomisos de cargamentos de marfil a gran escala con destino a Asia brinda un indicio de la participación de redes criminales, que están cada vez más activas y arraigadas en el tráfico de marfil ilegal entre África y Asia.

Se estima que 17.000 elefantes fueron muertos solamente en algunas localidades monitoreadas a través del Sistema de Información sobre el Comercio de Elefantes (ETIS) y el programa para la Supervisión de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE) de la CITES, que albergan aproximadamente un 40 por ciento de la población total de elefantes de África, fueron muertos ilegalmente en 2011. Los datos iniciales para el 2012 muestran que la situación no ha mejorado. No obstante, las cifras totales pueden ser mucho más altas.

Estas amenazas agravan la amenaza más importante para la supervivencia de la especie en el largo plazo – la creciente pérdida del hábitat como resultado del rápido crecimiento de la población humana y la conversión a gran escala de tierras para agricultura, que abastece a los mercados internacionales.

El Secretario Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA Achim Steiner, afirma: "CITES debe enfrentar el delito contra la vida silvestre con un renovado sentido de propósito, compromiso, creatividad, cooperación y energía, involucrando a los Estados del área de distribución de las especies, los países de tránsito y las naciones consumidoras de productos tales como el marfil."

"El repentino aumento de la matanza de elefantes en África y la extracción ilegal de otras especies incluidas en los Apéndices de la CITES a nivel mundial amenazan no sólo a las poblaciones silvestres sino también los medios de subsistencia de millones de personas que dependen del turismo para vivir y las vidas de los guardabosques y personal de organismos de gestión de la vida silvestre que están intentando cortar de cuajo el comercio ilícito," añadió.

John Scanlon, Secretario General de la CITES, señaló: “Este informe proporciona evidencias claras de que debemos contar con recursos humanos y financieros adecuados, compartir los conocimientos, aumentar la conciencia pública en los países consumidores y fortalecer la aplicación de las leyes si hemos de frenar el perturbador aumento de la caza furtiva y el comercio ilícito.”

El informe recomienda medidas críticas a ser tomadas, incluyendo una mejor aplicación de la ley en toda la cadena de suministro de marfil ilícito y el fortalecimiento de los marcos legislativos nacionales. Se necesita de manera urgente capacitar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en el uso de técnicas de rastreo, redes de inteligencia y técnicas innovadoras tales como el análisis forense.

“Se requieren medidas urgentes para abordar los desafíos crecientes que enfrentan las poblaciones de elefantes, pero esto sólo será posible si existe la voluntad política para hacerlo,” afirmó la Dra. Holly Dublin, Presidenta del Grupo de Especialistas en Elefante Africano de la CSE/UICN.

Se necesita una mayor colaboración internacional entre los Estados del area de distribución de elefantes, los países de tránsito y los mercados consumidores – a través de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la CITES, la INTERPOL, la Organización Mundial de Aduanas, el Banco Mundial y otros actores internacionales – a fin de mejorar la aplicación de la ley, desde el terreno hasta el poder judicial, para frenar las actividades delictivas y combatir el comercio ilícito.  

Estos esfuerzos incluyen la necesidad de combatir la corrupción connivente, identificar los grupos del crimen organizado y reducir la demanda.

“Las redes del crimen organizado están lucrando con la crisis de la caza furtiva de elefantes, comercializando marfil en volúmenes sin precedentes y operando con relativa impunidad y sin temor a ser procesados,” afirmó Tom Milliken, experto en comercio de marfil de TRAFFIC.

Los elefantes también son amenazados por la pérdida creciente de su hábitat que representa alrededor del 29 por ciento de su área de distribución y es el resultado del rápido aumento de la población humana y la expansión agrícola.

Actualmente, algunos modelos sugieren que esta cifra puede aumentar a un 63 por ciento para 2050, una amenaza adicional para la supervivencia del elefante en el largo plazo.

Otros resultados clave del informe

  • Los decomisos de marfil a gran escala (cargamentos de más de 800 kg) con destino a Asia se han más que duplicado desde 2009 y alcanzaron un pico máximo registrado en 2011.
  • Los grandes movimientos de marfil que comprenden colmillos de cientos de elefantes en un cargamento único son indicio de la influencia activa creciente de redes de delincuencia altamente organizadas en el comercio ilícito de marfil.
  • Estas redes criminales operan con relativa impunidad, ya que prácticamente no hay evidencias de detenciones exitosas, enjuiciamiento o condenas.
  • Mundialmente, el comercio ilícito de marfil se ha más que duplicado desde 2007, y es actualmente más de tres veces mayor de lo que era en 1998.
  • La existencia de mercados internos de marfil no reglamentados en muchas ciudades de África, unida al número crecientes de ciudadanos asiáticos residiendo en África, también facilita el comercio ilícito de marfil desde África.
  • La caza furtiva se está esparciendo principalmente como resultado de la débil gobernabilidad y el aumento de la demanda de marfil ilícito en las economías rápidamente crecientes de Asia, particularmente en China, que es el mercado de destino más grande del mundo.
  • Los altos niveles de caza furtiva son en algunos casos facilitados por conflictos que, a través de la anarquía y la consecuente abundancia de armas pequeñas, proveen condiciones óptimas para la matanza ilegal de elefantes.

Este informe – difundido en Bangkok, en la Decimosexta reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención CITES – brinda información de varias fuentes, incluyendo el Grupo de Especialistas en Elefante Africano de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, el programa MIKE y el Sistema de Información sobre Comercio de Elefantes (ETIS), administrado por TRAFFIC en nombre de la CITES.

Notas a los Editores:

Para acceder a gráficos y fotos de alta resolución de este informe para uso de los medios, consultar www.grida.no.

Los resultados de este informe fueron resumidos de los datos más recientes a partir de fuentes que incluyen al programa de Supervisión de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE), el Sistema de Información sobre Comercio de Elefantes (ETIS) de la CITES y el Grupo de Especialistas en Elefante Africano (GEEA) de la CSE/UICN, la Base de Datos de Elefantes Africano y Asiáticos, el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC), consultas a expertos y una variedad de otras fuentes. 

Para más información sírvase contactar a:

Nick Nuttall, Director de Comunicaciones y Vocero del PNUMA, Tel. +41 795965737 o +254733632755, o al correo electrónico: nick.nuttall@unep.org

Shereen Zorba, Jefe del Newsdesk del PNUMA, Tel. +254 788 526 000 o correo electrónico: shereen.zorba@unep.org

Dr. Richard Thomas, Co-coordinador de Comunicaciones Internacionales, TRAFFIC Internacional, +66904 169478, richard.thomas@traffic.org

Ewa Magiera, Oficial de Medios y Comunicaciones, Tel. móvil: +41 79 856 7626, correo electrónico: ewa.magiera@iucn.org, Michael Dougherty, Jefe de Comunicaciones de Asia, Tel. móvil: +66 81 371 4687, correo electrónico: michael.dougherty@iucn.org.

 

 


 Si desea leer anteriores comunicados de prensa, vaya a Archives.