Alocución de John Scanlon


Alocución de John E. Scanlon, Secretario General de la CITES,
con motivo de la 30ª reunión del Comité de Observancia
de la Organización Mundial de Aduanas

Bruselas, Bélgica, 21 de marzo de 2011

 

Secretario General
Presidencia
Distinguidos delegados
Señoras y Señores:

"Se han hecho numerosos llamamientos para incrementar la sinergia y la colaboración entre las organizaciones intergubernamentales....hay pocos ejemplos de una colaboración tan exitosa como la existente entre la CITES y la OMA.."

Ha sido un gran placer para mí aceptar su amable invitación para hacer uso de la palabra ante este Comité, que inicia sus deliberaciones sobre una amplia gama de cuestiones relacionadas con la observancia. Esta es mi primera visita a la sede de la Organización Mundial de Aduanas (OMA) desde que asumiera el cargo de Secretario General el pasado mes de mayo y espero que será la primera de muchas otras.

El pasado año, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, conocida como la CITES o la Convención de Washington, celebró 35 años desde su entrada en vigor.

La CITES es una convención global integrada por 175 Partes, sin contar con otras seis que se encuentran en proceso de adhesión. Para lograr su objetivo de garantizar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no amenaza su supervivencia requiere la cooperación internacional diariamente.

Cuando se redactó la CITES, a principios del decenio de 1970, se reconoció que el control fronterizo sería un elemento absolutamente esencial para que la Convención se viese coronada por el éxito. El hecho de que la CITES se considere como uno de los acuerdos ambientales multilaterales más exitosos se debe en gran medida al trabajo de las autoridades aduaneras en todo el mundo. Además, son los oficiales aduaneros los que se encuentran en primera línea para evitar que las personas que tratan de robar los recursos naturales de sus países no puedan pasarlos de contrabando a través de las fronteras nacionales.

La CITES y la OMA comparten objetivos comunes, a saber, facilitar el comercio legal y sostenible y garantizar que se puede identificar, interceptar y responder apropiadamente al comercio ilícito.

Las Secretarías de la CITES y de la OMA mantienen relaciones laborales muy estrechas, y lo han hecho desde hace numerosos años, lo que da un efecto real y práctico al Memorando de Entendimiento concertado entre nuestras oficinas en 1996. A lo largo de los años hemos beneficiado considerablemente del entusiasmo y la dedicación mostrada por varios miembros de la Secretaría de la OMA que han sido designados como nuestros coordinadores, como lo demuestra el actual coordinador, Hui Fu. Asimismo, deseo dejar constancia de nuestro sincero agradecimiento al Secretario General, Sr. Mikuriya, por su compromiso personal y liderazgo en la lucha contra los delitos ambientales.

Las relaciones laborales revisten diversas formas.

  • En la esfera del fomento de capacidad, tanto a través de la formación por Internet como en la formación directa, en particular en los países en desarrollo. Inicialmente centrados exclusivamente en la CITES, en los últimos años se han ampliado considerablemente gracias a la iniciativa Aduanas Verdes;

  • En el acopio e intercambio de datos sobre decomisos, en particular, los relacionados con el comercio ilegal de marfil;

  • En el intercambio de inteligencia, a través de nuestras Alertas CITES, para facilitar la evaluación de riesgos, la focalización y la determinación de perfiles; y

  • En la evaluación de controles del comercio nacional donde, por ejemplo, el personal de la Secretaría de la OMA se ha unido a nosotros para examinar las medidas adoptadas en China y Japón para el comercio de marfil. Esperamos que el personal de la OMA participará con nosotros en la realización de misiones técnicas en los Estados del área de distribución de los gorilas, a fin de ayudar a diseñar estrategias para salvaguardar esos animales en peligro crítico.

Asimismo, el personal de la OMA ha participado activamente en los Grupos Especiales de Observancia de la CITES y el Grupo de Expertos en Observancia de la CITES y nuestras secretarías están actualmente colaborando en el desarrollo de sistemas de concesión electrónica de permisos.

En efecto, reconocemos que el comercio electrónico y la concesión electrónica de permisos son nuevas tendencias que repercutirán considerablemente en el comercio de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES. En consecuencia, hemos desplegado esfuerzos para garantizar que nuestra labor en esta esfera se ajusta el Modelo de Datos de la OMA. Esto facilitará el uso de los permisos electrónicos por las Partes y garantizará que el comercio CITES sigue siendo legal, sostenible y trazable. En este sentido, nos ha encantado saber que un oficial de la OMA se ha unido recientemente al Grupo de trabajo CITES sobre comercio electrónico. La función de las Aduanas es capital en su trabajo y los miembros del grupo se beneficiarán considerablemente de los conocimientos técnicos y de la experiencia de su organización.

Sin embargo, somos conscientes de que la CITES y la OMA, independientemente de lo efectiva que sea su relación, no pueden hacerlo todo ellas solas. Como sucede con cualquier otro tipo de tráfico ilícito, en el comercio ilegal de vida silvestre participan cada día más grupos del crimen organizado, que utilizan sofisticadas técnicas de explotación y contrabando, junto con la violencia y los conatos de soborno contra los oficiales de aplicación de la ley.

Por esta razón me ha encantado el entusiasmo manifestado por el Secretario General, Sr. Mikuriya, cuando se abordó por primera vez el concepto del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC) a finales de 2009. Me ha afligido saber que, debido a su cargado programa de trabajo, no pudo unirse a nosotros en el lanzamiento del Consorcio en San Petesburgo, en noviembre del pasado año, durante el Foro Internacional del Tigre, acogido por el Primer Ministro de la Federación de Rusia, Sr. Putin. No obstante, es un placer para mí estar aquí el día de hoy para expresarle mi más sincero agradecimiento por su compromiso en esta fabulosa iniciativa.

Al reunir a la CITES, INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas, el ICCWC pretende, mediante la colaboración y la coordinación, aportar apoyo a las agencias nacionales, inclusive, evidentemente, a las aduanas, para incentivar sus esfuerzos encaminados a poner coto al comercio ilegal de animales y plantas protegidas. Un grupo de expertos superiores de las cinco organizaciones colaboradoras se reunió el pasado mes en la sede de la UNODC en Viena y el Comité tendrá noticias más amplias al respecto esta semana. Estimada Presidencia, espero que usted y sus miembros estarán de acuerdo conmigo en que esto ofrece una excelente oportunidad para iniciar una nueva era de protección de la fauna y la flora raras del mundo.

Felicito a la Secretaría de la OMA y a las autoridades aduaneras que han participado recientemente en la Operación GAPIN, focalizando movimientos ilegales de especies silvestres de África. Se trata de una iniciativa coronada por el éxito, sobre la que se informará con mayor detalle al Comité esta semana. Ha sido un honor para la Secretaría CITES haber podido prestar asesoramiento especializado durante esta operación.

La Secretaría CITES se encuentra actualmente en proceso de contratar dos nuevos miembros en la esfera de la observancia. No puedo predecir los antecedentes de los candidatos, pero estaría encantado de ver a alguien con experiencia en aduanas unirse a nuestro equipo en Ginebra.

Secretario General, Presidencia,

La Conferencia de las Partes en la CITES, al igual que muchas instituciones de las Naciones Unidas, políticos y diplomáticos, solicita regularmente un aumento de la sinergia y la colaboración entre las organizaciones intergubernamentales.

Aunque soy relativamente nuevo en el mundo de la CITES, he trabajado durante muchos años en asuntos internacionales y, tengo el convencimiento de que hay pocos ejemplos de una colaboración tan exitosa como la que existe entre nuestras oficinas en Bélgica y Suiza.

Y creo que hay pocos tratados internacionales que gocen de un mejor servicio de la comunidad aduanera que la CITES.

Soy consciente de que en la actualidad los funcionarios de aduanas desempeñan una multitud de tareas y están al acecho de una miríada de formas de contrabando. Distinguidos delegados, en nombre de la CITES y sus Partes signatarias, les expreso mi más profundo agradecimiento por la extraordinaria labor que desempeñan diariamente para garantizar que las comunidades locales de todo el mundo se benefician del comercio sostenible de especies silvestres, asegurando así que las futuras generaciones puedan ver y gozar de los animales y plantas de nuestro planeta en su medio natural.

Permítanme desear al Comité de Observancia de la OMA que sus deliberaciones se vean coronadas por el éxito y asegurarles nuestro continuo apoyo.

Muchas gracias