La CoP16 de la CITES, Bangkok 2013: Un hito en la lucha contra los delitos contra la vida silvestre

Durante la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES CoP16) celebrada en Bangkok, Tailandia, entre el 3 y el 14 de marzo de 2013, se adoptaron medidas decisivas para luchar contra el auge preocupante de la matanza ilegal de elefantes y rinocerontes africanos y contra el contrabando de marfil y cuernos de estos animales, tema del presente artículo.
 
Las Partes también aprobaron decisiones importantes respecto de otras especies objeto de comercio ilegal tales como los grandes felinos asiáticos, grandes simios, pangolines, tortugas y galápagos, algunas especies maderables y el antílope tibetano, además de una decisión para pedir un estudio sobre el comercio legal e ilegal de guepardos silvestres y evaluar el impacto del comercio sobre la conservación de esta especie en el medio silvestre.
 
Asesoramiento experto sobre la crisis que afecta a elefantes y rinocerontes
 
Según el asesoramiento prestado a los 178 Estados Partes de la Convención por el programa CITES para la supervisión de la matanza ilegal de elefantes (MIKE) y el sistema de información sobre el comercio de elefantes (ETIS) – gestionados para CITES por la organización no gubernamental TRAFFIC – se estima que 17.000 elefantes fueron matados ilegalmente en 2011 sólo en los sitios seguidos por MIKE en África; es probable que la cifra sea de 25.000 ejemplares en todo el continente.[1] El análisis de los datos de ETIS mostró que el comercio ilegal mundial de marfil estaba en el nivel más alto desde hace 16 años, con una tendencia marcada al alza en los decomisos grandes de cientos de kilos cada uno, lo que indica la participación de grupos de delincuencia organizada.[2] En el caso del rinoceronte africano, los datos recopilados por los Grupos Especialistas en Rinocerontes Africanos y Asiáticos de la Comisión de Supervivencia de las Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN/SSC) y TRAFFIC para la Secretaría [3] mostraron que, entre el 2006 y el 2012, según informes, aproximadamente 2.000 rinocerontes fueron cazados ilegalmente en 11 de los 12 Estados africanos del área de distribución, y la matanza ilegal de rinocerontes sólo en Sudáfrica se había incrementado de 13 ejemplares en el 2007 a 668 ejemplares en el 2012.
 
La delincuencia organizada está detrás de los delitos graves contra la vida silvestre
 
Estos informes entre otros revelan que el mundo se enfrenta a una situación compleja y cada vez más difícil por la caza furtiva masiva de elefantes [4] y rinocerontes para abastecer a los mercados ilegales lucrativos de marfil y cuernos. Los responsables de estos delitos son grupos de delincuencia organizada, grupos de milicias rebeldes y, de forma aislada, elementos incontrolados de las fuerzas militares regulares también. Los guardas de caza que trabajan en primera línea se enfrentan a elementos criminales con muchos recursos y muchas veces se encuentran literalmente superados en armamento. Cada vez más, estos hombres y mujeres valientes son lesionados o asesinados mientras desempeñan su trabajo y necesitan el apoyo presencial de la policía y, en algunos casos, del ejército. Las autoridades de observancia se enfrentan a unos adversarios peligrosos y despiadados y es necesario tener una respuesta que sea acorde con el riesgo.
 
En las reuniones internacionales se hace un llamamiento a la acción contra el comercio ilícito de la vida silvestre
 
La preocupación sobre el comercio ilegal de la vida silvestre se manifestó a los niveles políticos más altos en los documentos finales de una serie de eventos nacionales e internacionales previos a la CoP16. El documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (UNCSD, o Rio+20), 'El futuro que queremos', incluía en el párrafo 203, “Reconocemos los efectos económicos, sociales y ambientales del tráfico ilícito de fauna y flora silvestres y la necesidad de tomar medidas más firmes respecto de la oferta y la demanda. A este respecto, ponemos de relieve la importancia de una cooperación internacional efectiva entre los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente y las organizaciones internacionales competentes.”[5]
 
La recomendación hecha en 2011 por la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de Naciones Unidas refleja un sentimiento parecido en cuanto a la necesidad de respuestas preventivas y judiciales ante el tráfico ilegal de especies amenazadas de flora y fauna silvestres (recomendación que fue adoptada posteriormente por el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC),[6] y en la declaración de los dirigentes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) adoptada en 2012,[7] así como en la Audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos en 2012 sobre 'Marfil e Inseguridad: repercusiones mundiales de la caza furtiva en África'[8] y en el 'Llamado a la acción' contra el comercio ilícito de la vida silvestre de la Secretaria de Estado estadounidense Clinton.[9]
 
Estas iniciativas, entre otras, reconocen que los delitos contra la vida silvestre se han convertido en una amenaza para la seguridad, estabilidad política, economía, recursos naturales y patrimonio cultural de muchos países y, asimismo, que el nivel de respuesta necesario va más allá de la competencia exclusiva de los organismos medioambientales o de observancia de las leyes para la protección de la vida silvestre, o incluso de un sólo país o región.
 
La CoP16 adopta una posición firme contra la caza furtiva y el contrabando de vida silvestre
 
Ante estas tendencias preocupantes, las Partes de la CoP16 incidieron notablemente en las cuestiones de observancia, tanto en el orden del día formal[10] como en los muchos eventos paralelos, reconociendo el papel destacado de la CITES en la adopción de medidas reguladoras globales para garantizar el comercio legal de la vida silvestre y abordar los delitos contra la misma. El Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC),[11] compuesto por la CITES, INTERPOL, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la Organización Mundial de Aduanas (OMA) y el Banco Mundial, participó de forma activa en la CoP16 y fue reconocido como la iniciativa intergubernamental más importante mundialmente en la lucha contra los delitos contra la vida silvestre.
 
Respecto de la observancia, la CoP16 abordó una gran diversidad de temas, entre ellos: procurar la participación política de alto nivel; mejorar la cooperación internacional; coordinar el apoyo a la observancia en el ámbito nacional, regional e internacional; utilizar una mayor diversidad de técnicas operativas y mejorar la eficacia en la aplicación de las leyes; adoptar legislación para la aplicación de la CITES; captar fondos adicionales; reducir la demanda de productos ilegales.
 
En la CoP16, hemos observado unos niveles de cooperación internacional sin precedentes a la hora de abordar las amenazas que conllevan la caza furtiva y el contrabando para la vida silvestre, las personas y el sustento, sobre todo en el caso de los elefantes y los rinocerontes. Todas las Partes se mostraron dispuestas a olvidarse de sus diferencias por el bien de las especies y hablaron con una sola voz sobre la necesidad de adoptar medidas decisivas para frenar estas tendencias alarmantes.
 
La forma de avanzar en la lucha contra los delitos contra la vida silvestre
 
Durante la CoP16 se debatió ampliamente sobre medidas concretas con plazos específicos que fueron incorporadas en una serie de decisiones adoptadas por la CoP y que se aplicarán a partir de ahora y hasta el año 2016.
 
Estas decisiones y resoluciones, que fueron adoptadas por consenso, demuestran que las Partes de la CITES reconocen claramente que si realmente vamos a luchar contra estos delitos, necesitamos: considerarlos como delitos graves; coordinar el trabajo de observancia en el ámbito nacional, regional y mundial; trabajar en todos los Estados de origen, tránsito y destino; aprovechar mejor las técnicas forenses y compartir pruebas forenses, especialmente en el caso de decomisos a gran escala; adoptar medidas de observancia más agresivas, utilizándose técnicas empleadas en la lucha contra el tráfico ilegal de estupefacientes y otros delitos graves, por ejemplo, operaciones basadas en datos de inteligencia, perfiles de riesgo, entregas controladas,[12] operaciones encubiertas y la aplicación de las leyes contra el blanqueo de dinero y para el embargo de bienes; ir más allá de los decomisos y garantizar investigaciones de seguimiento y procesamientos judiciales, sobre todo de los ‘capos' de los sindicatos de delincuencia organizada; prestar apoyo a los países que así lo soliciten inmediatamente después de cualquier incidente grave.[13]
 
También se le pidió al Secretario General de la CITES que colaborara con la UNODC respecto de las implicaciones de la matanza y el comercio ilegales para la seguridad nacional de determinados países africanos.[14]
 
Dirigirse a todos los afectados
 
En el ámbito político, el ICCWC organizó un evento paralelo durante la CoP16 en el que se reunieron Ministros y otros representantes de alto nivel para hablar de los delitos transfronterizos contra la vida silvestre, centrándose especialmente en los elefantes y rinocerontes.[15] Durante los debates, se reconoció que los delitos contra la vida silvestre son delitos graves que generan bastantes beneficios para los grupos delincuentes y requieren una respuesta similar a la prevista para otros delitos organizados transnacionales como el tráfico de drogas, seres humanos o armas. Se reconoció la necesidad de procurar la implicación política al nivel más alto con el fin de apoyar un mejor trabajo operativo y conseguir el compromiso de todos los ministerios responsables de asuntos exteriores, policía, Aduanas, el sistema judicial y en ocasiones, los militares (además de otras organizaciones competentes, según el caso) para luchar contra estos delitos y garantizar una respuesta de observancia multidisciplinaria y bien coordinada.[16] Durante otro evento del ICCWC, las redes regionales de observancia en materia de vida silvestre se reunieron por primera vez y reconocieron la necesidad de mejorar la cooperación intra- e interregional.[17] El Banco Asiático de Desarrollo también organizó un evento para jueces superiores, fiscales generales, fiscales, altos funcionarios de Aduanas, policías y otros para debatir sobre los delitos contra la vida silvestre. Durante el evento, socios del ICCWC impartieron formación avanzada en técnicas de investigación a funcionarios de observancia en materia de vida silvestre de todo Asia, dotándoles de conocimientos especializados que pueden aplicar en su lucha para impedir los delitos organizados transnacionales contra la vida silvestre y los bosques.[18]
 
Medidas para eliminar la demanda de productos comercializados ilegalmente 
Además de tratar temas relacionados con la observancia, las Partes de la CITES reconocieron claramente que necesitamos reducir la demanda de productos ilegales y no trazables, y fomentar la concienciación del público en general sobre los graves perjuicios causados por el comercio ilegal no regulado. Además de ser más firmes en cuestiones de observancia y con las medidas dirigidas a los delincuentes que participen en el comercio ilegal en todos los Estados de origen, tránsito y del área de distribución, las Partes también están estudiando medidas para eliminar la demanda de productos de vida silvestre comercializados ilegalmente. En este sentido, fue bien acogida la iniciativa reciente de la Organización Mundial de Turismo y de la UNODC haciendo un llamamiento a turistas para que ayuden a reducir la demanda de bienes y servicios ilegales vinculados a delitos transnacionales organizados.[19]
 
Enfocar la aplicación de las leyes a toda la cadena logística del comercio ilegal
 
El Comité Permanente de la CITES (órgano subsidiario de política y cumplimiento) reforzó todavía más estas iniciativas al llegar a un acuerdo con ocho Estados clave de África y Asia que forman parte de la cadena logística ilegal del marfil (siendo Estados del área de distribución, de tránsito y de destino) sobre la confección de planes nacionales de acción que incluyan detalles de las actividades a realizar por dichos Estados dentro de unos plazos determinados con el fin de combatir el comercio ilegal de marfil. Dichos planes serán objeto de revisión constante por el Comité Permanente que puede adoptar una amplio abanico de medidas para lograr el cumplimiento de lo establecido.[20]
 
Buscar financiación adicional para apoyar la lucha contra los delitos contra la vida silvestre
 
Los resultados de la CoP16 reflejan el compromiso adquirido por todos los países a poner fin a la caza furtiva de elefantes y rinocerontes africanos y el contrabando de marfil y cuernos. Hay limitación de recursos y la Mesa Redonda ministerial identificó la necesidad de buscar donantes y recursos adicionales de forma urgente para apoyar las iniciativas nacionales e internacionales.[21] En este contexto, fue alentadora la adopción de una decisión sobre la necesidad de reforzar el apoyo para el Fondo para el Elefante Africano[22] y de encontrarse por primera vez con la participación de muchos organismos de financiación en una CoP de la CITES, notablemente los Bancos de Desarrollo de Asia y de África, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), y el PNUD. También participó el Banco Mundial, incluso a través de su Iniciativa Mundial del Tigre que presentó el modelo de actuación que utiliza para abordar el comercio ilegal de tigres.
 
Muchas especies nuevas estarán controladas por la CITES
 
Las medidas acordadas para reforzar el trabajo de observancia son importantes para todas las especies incluidas en los Apéndices de la CITES y la CoP16 decidió incluir muchas especies nuevas en los Apéndices, entre ellas más de 200 especies maderables de gran valor comercial de todo África, Asia y América Latina, así como cinco especies de tiburón de gran valor comercial, rayas manta y muchas especies de tortugas y galápagos. Fue especialmente interesante el uso cada vez mayor de la CITES por los Estados del área de distribución para garantizar el comercio legal, sostenible y trazable de las especies maderables.[23]
 
Un hito… y un nuevo significado para el 3 de marzo
 
En términos globales, la CoP16, cuya celebración coincidió con el 40º Aniversario de la firma de la Convención, será considerada un hito en la historia de la Convención por muchas razones y por las decisiones estratégicas y operativas adoptadas respecto de la observancia.[24] La Secretaría actualmente se está dedicando a trabajar con las Partes y con muchos socios, pertenecientes y no pertenecientes al sistema de las Naciones Unidas, con el fin de garantizar la aplicación efectiva de estas decisiones.
 
El Comité Permanente de la CITES va a supervisar la aplicación de las decisiones adoptadas durante la CoP16. Las Partes de la CITES se reunirán la próxima vez en Sudáfrica en el 2016 con el fin de hacer una evaluación y revisión crítica de los impactos sobre el terreno de las medidas adoptadas en Bangkok en el 2013.
 
Se aprobó por consenso la propuesta formulada por el Reino de Tailandia para declarar el día 3 de marzo, fecha en que se firmó la CITES, como Día Mundial de la Vida Silvestre. A partir de ahora, dicha fecha será una ocasión anual para promover medidas nacionales e internacionales que garanticen la conservación y uso sostenible de la vida silvestre.
 

 
[1] Véase: CoP16 Doc. 53.1 (y addendum): http://www.cites.org/esp/cop/16/doc/S-CoP16-53-01.pdf
 
[2] Véase: CoP16 Doc. 53.2.2 (Rev 1): http://www.cites.org/esp/cop/16/doc/S-CoP16-53-02-02.pdf
 
[3] Véase: CoP16 Doc. 54.2 (Rev 1): http://www.cites.org/esp/cop/16/doc/S-CoP16-54-02.pdf
 
[4] Véase: The Rapid Response Assessment for a consolidated report: http://www.cites.org/eng/news/pr/2013/20130306_ivory.php
 
[5] IISD Guest Article #13 CITES: From Stockholm in ‘72 to Rio+20 - Back to the future: http://uncsd.iisd.org/guest-articles/cites-from-stockholm-in-%E2%80%9872-to-rio20-back-to-the-future/
 
 
 
 
 
[10] Véase: Orden del Día de la CoP16: http://www.cites.org/eng/cop/16/doc/index.php
 
 
 
[13] Con una decisión para crear los equipos de apoyo para incidentes relacionados con las especies silvestres (WISTs)
 
[14] Véase: CoP16 Doc. 53.2.1, Decisión 16
 
 
[16] Véase Resumen del Presidente de la Mesa Redonda ministerial: http://www.cites.org/eng/cop/16/inf/E-CoP16i-54.pdf
 
 
 
 
[20] Véase: Resolución Conf. 14.3: http://www.cites.org/esp/res/14/14-03C15.php
 
[21] Véase: Resumen del Presidente de la Mesa Redonda ministerial: http://www.cites.org/eng/cop/16/inf/E-CoP16i-54.pdf
 
[22] Véase: Lanzamiento del Fondo para el Elefante Africano: http://www.cites.org/eng/news/pr/2011/20110819_SC61.php
 
 
[24] Véase el Comunicado de Prensa final: http://www.cites.org/eng/news/pr/2013/20130314_cop16.php