Mesa redonda de alto nivel: "Caza furtiva y tráfico ilícito de especies silvestres – Un delito multidimensional y un creciente reto para la comunidad internacional"

Evento paralelo durante la Asamblea General de las Naciones Unidas
Organizado por Alemania y Gabón, Nueva York, 26 de septiembre de 2013
 
Observaciones preliminares por el moderador de la sesión, el Secretario General de la CITES, John E. Scanlon
 
Excelencias, distinguidos invitados, colegas,
 
En nombre de las dos copresidencias, Alemania y Gabón, deseo darles una calurosa bienvenida a este debate de alto nivel. Cúmpleme decirles que seré su moderador.
S.E. Sr. Ali Bongo Ondimba, Presidente de la República de Gabón,
haciendo uso de la palabra en el evento paralelo durante la Asamblea
General de las Naciones Unidas
Supongo que todos los presentes han visto imágenes gráficas de elefantes y rinocerontes masacrados por su marfil y sus cuernos, un trágico lugar del crimen que se reproduce cada día en toda su área de distribución.
 
Lo que no revelan esas imágenes es el profundo impacto que la caza furtiva y el tráfico ilícito están teniendo sobre los medios de subsistencia de las poblaciones, las economías nacionales y la seguridad nacional y regional.
 
Tampoco revelan la cara de las bandas de criminales organizados y las milicias rebeldes que están perpetrando esta actividad ilícita, cosechando elevados beneficios a expensas de la población local y blanqueando sus ganancias ilícitamente obtenidas en toda clase de actividades delictivas.
 
En marzo de este año, las Partes en la CITES se reunieron en Bangkok y arrojaron luz sobre el inquietante aumento del comercio ilegal de especies silvestres que estamos experimentando, en particular con el elefante y el rinoceronte, y la amenaza real e inmediata que esto plantea para las especies silvestres y las personas.
 
En Bangkok asistimos a niveles de cooperación sin precedentes y se adoptaron por consenso una serie de enérgicas decisiones sobre la lucha contra los delitos relacionados con las especies silvestres, abordando tanto la demanda como el suministro.
 
En el contexto del debate que nos ocupa, cabe destacar dos cuestiones planteadas en Bangkok:
 
  • sabemos lo que debemos hacer – la cuestión es si vamos a hacerlo. Para ello se requerirá apoyo político al más alto nivel, incremento de la capacidad técnica para la aplicación de la ley y acceso a financiación adicional.
  • la lucha contra los delitos relacionados con las especies silvestres va más allá del mandato de una sola organización, país o región, se requiere un esfuerzo colectivo.
 
En este contexto, nuestras copresidencias, Alemania y Gabón, han convocado esta mesa redonda al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas para abordar el carácter multidimensional de esta actividad ilícita, los desafíos que plantea para la comunidad internacional y la forma en que el sistema de las Naciones Unidas puede aportar una respuesta.
 
Las copresidencias están intentando celebrar un debate abierto para compartir opiniones y perspectivas diferentes sobre la índole del desafío y el camino a seguir.
 
Tenemos un grupo verdaderamente fantástico para iniciar el debate.
 
Cuando hayamos escuchado a los miembros del grupo, abriremos el debate a los participantes.

Miembros del grupo y declaraciones
 
S.E. Sr. Ali Bongo Ondimba, Presidente de la República de Gabón (véase la declaración)
 
S.E. Dr. Guido Westerwelle, Ministro Federal de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania (véase la declaración)
 
S.E. Sr. Jan Eliasson, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas (véase la declaración)
 
Sr. James P. Leape, Director General del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Intervenciones
 
Hicieron uso de la palabra:
 
  • S.E. Sr. Jakaya Mrisho Kikwete, Presidente (Tanzanía)
  • S.E. Sr. Moussa Faki, Ministro de Relaciones Exteriores (Chad)
  • S.E. The Rt Hon  William Hague, Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y del Commonwealth (Reino Unido)
  • S.E. Sr. Jean-Pascal Labille, Ministro de Cooperación al Desarrollo (Bélgica)
  • S.E. Sr. Bård Vegar Solhjell, Ministro de Medio Ambiente (Noruega)
  • S.E. Sra. Patti Londoño Jaramillo, Viceministra de Asuntos Multilaterales (Colombia)
  • S.E. Sra. Pornprapai Ganjanarintr, Directora General, Departamento de Organizaciones Internacionales, Ministerio de Relaciones Exteriores (Tailandia)
  • S.E. Dr. Kerri-Ann Jones, Secretario de Estado Asistente para los Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos/OES, Departamento de Estado (Estados Unidos)
  • Sr. Yuri Fedotov, Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD)
  • Sr. Ibrahim Thiaw, Director Ejecutivo Adjunto y Asistente del Secretario General de las Naciones Unidas, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
  • S.E. Sr. Ahmad Allam-Mi, Secretario General de la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC).

Observaciones finales del moderador
 
Hemos celebrado un debate maravilloso.
 
Lo que está perfectamente claro Sr. Presidente, Excelentísimo Ministro, es que hay un apoyo generalizado al liderazgo mostrado por Alemania y Gabón al traer esta cuestión esencial a los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
 
Todas las intervenciones que hemos escuchado esta tarde apoyan la caracterización de los miembros del grupo de la gravedad de la caza furtiva y el tráfico de especies silvestres  que estamos experimentando hoy en día al presentarla como una amenaza real e inmediata para las poblaciones locales, las economías nacionales y la seguridad nacional y regional, en particular en lo que concierne al elefante y al rinoceronte.
 
Además, se trata de delitos cometidos por bandas de criminales organizados y milicias rebeldes y, por ende, se requiere una respuesta equivalente a la magnitud e índole del riesgo. Este tema es algo más que una cuestión ambiental y requiere el liderazgo y el apoyo de las aduanas, la policía y el poder judicial y, en ciertas ocasiones, el ejército.
 
Hubo un claro reconocimiento general de que ninguna organización, país o región actuando sola puede luchar contra estos graves delitos. Se necesita un esfuerzo colectivo, que incluya a los países de origen, de tránsito y de destino y aborde tanto la demanda como el suministro, como se reconoció en los resultados de Río+20.
 
Se expresó amplio apoyo a hacer el mejor uso posible de los instrumentos e iniciativas existentes para combatir los delitos contra las especies silvestres, y muchos han hecho hincapié en la CITES y la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Droga y el Delito y en convenciones contra el crimen y la corrupción transnacional organizada, así como en el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra las Especies Silvestres (ICCWC). 
 
Se expresó igualmente apoyo a que el sistema de las Naciones Unidas desempeñe un papel fundamental y muchos expresaron apoyo a varias opciones identificadas por el grupo – una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, un Enviado Especial de Naciones Unidas sobre los delitos contra las especies silvestres y un Grupo de Amigos de Nueva York, así como una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas declarando el 3 de marzo de cada año como el Día Mundial de las Especies Silvestres, que Tailandia ha dicho que presentará este año.
 
Hemos sido afortunados por el liderazgo de las copresidencias, Alemania y Gabón, en abordar esta cuestión crítica en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El nivel de interés en esta cuestión es evidente y queda reflejado por el número de personas presentes aquí hoy día. Expresamos nuestro profundo agradecimiento a todos los participantes por su apoyo en combatir los delitos contra las especies silvestres y por tratar de encontrar la forma de llevarlo adelante en las Naciones Unidas.
 
Véase asimismo: