Diversos enfoques de los AAM para apoyar la aplicación del Plan Estratégico global para la Biodiversidad

 
Declaración de John E. Scanlon, Secretario General de la CITES
 
16 de octubre de 2012
 
 
Durante la CoP10 del CDB, la Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) habló en nombre de cuatro convenciones relacionadas con la biodiversidad para expresar su apoyo a un Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020 que integrase el conjunto de Metas de Aichi para la Diversidad Biológica. Posteriormente, el Comité Permanente de la CITES supervisó la revisión de la Visión Estratégica de la CITES con el fin de tener en cuenta el Plan Estratégico y sus Metas; las enmiendas propuestas fueron adoptadas por la Conferencia de las Partes de la CITES celebrada en Bangkok, Tailandia, entre el 3 y el 14 de marzo de 2013 (CoP16).
 
Históricamente, las Partes de la CITES han optado por visiones estratégicas cortas y concisas. De acuerdo con esta tradición, la CoP16 decidió adoptar sólo unos pocos cambios a la estructura de la Visión Estratégica de la Convención con el fin de alinearla con el Plan Estratégico y las Metas de Aichi. Es significativo que fue la primera vez que la CoP incorporara en una de sus decisiones una decisión adoptada en otro foro.
 
Las metas y objetivos de la Visión Estratégica de la CITES van precedidos de una declaración sobre la visión que fue modificada para incluir una referencia expresa a la aportación significativa de la Convención a las correspondientes Metas de Aichi para la Diversidad Biológica al impedir la sobreexplotación de las especies de flora y fauna silvestres en el comercio internacional.
 
La Visión Estratégica de la CITES tiene tres metas sencillas: velar por el cumplimiento, la aplicación y la observancia de lo previsto por la Convención; captar los medios y recursos financieros necesarios para el funcionamiento y la aplicación de la Convención; asegurarse de que la CITES y otros procesos e instrumentos multilaterales sean coherentes y se apoyen mutuamente. Previa a la CoP16, la Meta 3 referente a los nexos con otros organismos y metas hacía una referencia específica a los mecanismos de financiación internacionales y a las principales organizaciones internacionales medioambientales, comerciales y de desarrollo, a organizaciones y acuerdos internacionales importantes que se ocupan de los recursos naturales, los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, y las metas de desarrollo sostenible fijadas en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS).
 
En la CoP16, se añadieron a la Meta 3 unas referencias al Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020 y a las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica. La inclusión de dichas referencias destaca que la aportación de la CITES al Plan y a las Metas sería reforzada mediante su trabajo permanente para garantizar que el comercio internacional de la flora y fauna silvestres se mantenga en niveles sostenibles.
 
Durante la CoP16 se acordó fijar las fechas de la Visión Estratégica de la CITES para que coincidan con las del Plan Estratégico para la Biodiversidad; por lo tanto, la Visión Estratégica de la CITES se mantendrá vigente hasta el año 2020.
 
Reconocida en Rio+20 como acuerdo internacional que se encuentra en la intersección entre el comercio, el medio ambiente y el desarrollo, la CITES siempre ha tenido un amplio abanico de socios del ámbito comercial, socioeconómico y medioambiental.
 
No obstante, el Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020 y las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica se han convertido en un punto de referencia importante para las Partes de la CITES para poner en contexto su trabajo diario de garantizar que el comercio internacional de ejemplares de flora y fauna sea legal, sostenible y trazable y no represente una amenaza para su supervivencia.