Foro Mundial para la Conservación del Leopardo de las Nieves

Biskek, República Kirguisa
 
Octubre de 2013
 
Declaración de John E. Scanlon, Secretario General de la CITES
 
Excelentísimo Sr. Atambayev, Presidente de la República Kirguisa,
 
Viceprimer Ministro, Sr. Sarpashev, Presidente del Comité Organizador del Foro,
 
Distinguidos delegados de los 12 Estados del área de distribución del leopardo de las nieves,
 
Amigos y colegas de las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, en particular, de las que han coorganizado el Foro.
 
-----
Es un gran honor poder dirigirme a ustedes el día de hoy y lamento profundamente no poder estar ahí en persona. No obstante, cúmpleme informarles de que la Sra. Pia Jonsson, de la Secretaría CITES, está con ustedes en Biskek. 
 
Deseamos expresar nuestro sincero agradecimiento al Presidente y al Gobierno de la República Kirguisa por su liderazgo en la organización de este importantísimo Foro.
 
La supervivencia del leopardo de las nieves está gravemente amenazada. Entre las amenazas, cabe destacar la caza furtiva y el comercio ilegal de pieles y otras partes del cuerpo de este magnífico animal. Debemos poner coto a estas amenazas y nosotros tenemos la posibilidad de hacerlo.
 
La CITES es el instrumento legal mundial esencial para reglamentar el comercio internacional de especies silvestres y su función consiste tanto en interceptar el comercio ilegal como en facilitar el comercio legal, sostenible y trazable.
 
En la actualidad 179 Estados son Partes en la CITES, inclusive 11 de los 12 Estados del área de distribución del leopardo de las nieves, y creo entender que el 12° Estado está en proceso de adhesión a la Convención.  
 
El leopardo de las nieves está incluido en el Apéndice I de la CITES desde 1975, con lo que se le ofrece el nivel más elevado de protección en el marco de la Convención. Todo comercio internacional primordialmente con fines comerciales está prohibido por la CITES. La Convención impone obligaciones a los Estados de origen, de tránsito y de destino, en reconocimiento del hecho de que aplicar la CITES exige un esfuerzo colectivo. 
 
A principios de este año, en la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes, celebrada en Bangkok, Tailandia, se nos encomendó que proporcionásemos más apoyo a nuestras Partes en la aplicación de la Convención, lo que incluye prestar apoyo para:
 
  • Mejorar el registro de información sobre la caza furtiva y el comercio ilegal del leopardo de las nieves en los 12 Estados del área de distribución;
  • Fortalecer la legislación nacional para aplicar más eficazmente la CITES;
  • Reforzar las medidas de observancia nacional y regional, reconociendo la necesidad de adoptar un enfoque multidisciplinario. En este sentido, estamos ofreciendo considerable apoyo a los Estados del área de distribución y a las redes de observancia regionales a través del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre, conocido como el ICCWC, una iniciativa de la Secretaría CITES, INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas. 
  • Por ultimo, se nos encomendó que ayudásemos a los Estados a reducir la demanda mediante la sensibilización del público.
 
Todas estas actividades se están llevando a cabo y reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando con ustedes para aplicarlas.
 
Las amenazas que se ciernen sobre el leopardo de las nieves son muchas y variadas y la CITES acoge calurosamente el enfoque holístico que se está adoptando mediante el programa que tienen ante ustedes.
 
Ofrecemos pleno apoyo para ayudarles a aplicar su programa, dentro del alcance de nuestro mandato y nuestros recursos.  Asimismo, reconocemos que la comunidad internacional en su conjunto les respalda y observamos la presencia de colegas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Convención sobre las especies migratorias, el Banco Mundial y otros interesados, todos ellos expresando su solidaridad a medida que avanzamos en la aplicación de su programa. 
 
La CITES se adoptó en 1973, en Washington D.C., a saber, hace 40 años. Es interesante reflexionar sobre el texto de la Convención, en el que se reconoce que los pueblos y los Estados son y deben ser los mejores protectores de su fauna y flora silvestres.
 
Les felicitamos y acogemos con sumo agrado esta excelente iniciativa de los 12 Estados del área de distribución y de los pueblos de esos Estados. Deseamos expresar nuevamente nuestro agradecimiento al Presidente y al Gobierno de la República Kirguisa por su liderazgo y esperamos que esta reunión se vea coronada por el éxito.
 
Una vez más, estamos dispuestos, como una parte de la comunidad internacional, a apoyarles en la aplicación de su programa.
 
Muchas gracias por darme la oportunidad de dirigirme a ustedes el día de hoy.
 
Véanse también: