El Secretario General de la CITES acoge con agrado la aprobación del proyecto de resolución de la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de Naciones Unidas para que los delitos contra la vida silvestre sean reconocidos como delitos graves

   Con fecha 26 de abril de 2013, la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal (CCPCJ) de Naciones Unidas aprobó un proyecto de  resolución revisado sobre “Prevención del delito y respuestas de la justicia penal ante el tráfico ilícito de especies protegidas de fauna y flora  silvestres” (E/CN.15/2013/L.20/Rev).

 
   Dicho proyecto de resolución reconoce a la CITES como “el principal instrumento internacional para controlar y regular el comercio legal”  de las especies protegidas de fauna y flora silvestres e insta a los Estados miembros a declarar el tráfico ilícito de fauna y flora silvestres un  delito grave cuando exista la participación de grupos de delincuencia organizada. Asimismo, insta a los Estados miembros a fomentar el  trabajo para impedir el tráfico ilícito de fauna y flora silvestres a través de actividades como campañas de información y concienciación  pública.
 
   El proyecto de resolución cuya aprobación se va a recomendar al Consejo Económico y Social también pide a los Estados miembros que aprovechen plenamente las Convenciones de Naciones Unidas contra el Delito Transnacional Organizado y contra la Corrupción con el fin de impedir y combatir el tráfico ilícito de la flora y fauna silvestres y recomienda encarecidamente a los Estados miembros que adopten medidas apropiadas para impedir y combatir el tráfico ilícito de la flora y fauna silvestres, incluida la aprobación de la legislación necesaria para la prevención, investigación y procesamiento judicial de dicho tráfico.
 
El proyecto de resolución también felicita al Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC) y sus socios: la Secretaría de la CITES, INTERPOL, el Banco Mundial, y la Organización Mundial de Aduanas por su trabajo e insta a la UNODC, en coordinación con sus socios del ICCWC, a seguir con su empeño de facilitar ayuda técnica y formación para combatir el tráfico ilegal de vida silvestre, incluida la utilización del Conjunto de Instrumentos Analíticos para combatir los delitos contra la vida silvestre y los bosques del ICCWC.
 
El Secretario General de la CITES, John E. Scanlon, acogió con agrado la aprobación de el proyecto de resolución que, según destacó el Sr. Scanlon, “reconoce algunos delitos contra la vida silvestre como delitos transnacionales organizados graves e insta a los Estados miembros a considerarlos tan graves como cualquier otro delito. Resulta esencial este reconocimiento por la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, el organismo político central dentro del sistema de Naciones Unidades para estas cuestiones, teniendo en cuenta que las decisiones críticas para abordar la delincuencia transnacional organizada se adoptan a través de dicho foro.”
 
Según palabras de Scanlon, “Tanto el trabajo realizado por la Comisión como la aplicación de las Convenciones de Naciones Unidas para combatir los Delitos Transnacionales Organizados y la Corrupción son elementos imprescindibles en la lucha contra los delitos contra la vida silvestre”.
 
La aprobación del proyecto de resolución se considera un paso importante en el proceso para garantizar que se pueda aplicar todo el peso de la Convención de Naciones Unidas contra el Delito Transnacional Organizado y abordar de forma eficaz los delitos transnacionales organizados contra la vida silvestre y contra los bosques. Este proyecto de resolución se une a la lista de decisiones y resoluciones adoptadas durante la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes (CoP16) de la CITES celebrada en Bangkok, Tailandia, en marzo de 2013, durante la cual las 178 Partes de la CITES consideraron que las cuestiones relacionados con la aplicación de las leyes actualmente representan una de las preocupaciones más acuciantes.
 
Durante la CoP16 se aprobó una serie de decisiones y resoluciones, todas por consenso, relacionadas con la necesidad de: tratar el delito contra la vida silvestre como delito grave; incrementar la cooperación en los ámbitos nacionales, regionales e internacionales, así como entre los Estados de procedencia, tránsito y del área de distribución; aprovechar mejor las tecnologías forenses; y aprovechar las técnicas de investigación especiales que se utilizan para combatir otros delitos graves tales como el tráfico ilícito de drogas.