Sanciones de las Naciones Unidas a los grupos armados financiados por el furtivismo y el comercio ilícito de especies de fauna y flora silvestres en la República Centroafricana y la República Democrática del Congo

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó dos nuevas resoluciones, 2134 (2014)  y 2136 (2014),  el 28 de enero y el 30 de enero de 2014 respectivamente, sobre sanciones de las Naciones Unidas dirigidas a grupos armados de la República Centroafricana y la República Democrática del Congo financiados por la explotación ilegal de los recursos naturales, incluidos el furtivismo y el comercio ilícito de especies de fauna y flora silvestres.

Las personas o entidades implicadas estarán sujetas a prohibiciones de viajar y congelaciones de activos.

El Secretario General de la CITES, John E. Scanlon, acogió con satisfacción ambas resoluciones, señalando que demuestran con claridad la participación de grupos armados y redes delictivas organizadas en estos graves delitos, la necesidad de imponer sanciones graves a aquellos que están implicados en estas actividades ilícitas altamente destructivas y la importancia de una mayor cooperación regional.

Las Naciones Unidas han advertido retiradamente que el marfil se ha convertido en una importante fuente de financiación para los grupos armados y ha conducido a la disminución de las poblaciones de elefantes en África Central.

Según un informe (S/2014/42) de expertos de las Naciones Unidas sobre la República Democrática del Congo de fecha 23 de enero de 2014, la matanza de elefantes en la República Democrática del Congo “es una de las más trágicas consecuencias de años de guerra y gobernanza deficiente. Impulsada por la creciente demanda en Asia y el aumento de los precios, la caza furtiva por parte de grupos armados y redes delictivas ha diezmado las poblaciones de elefantes en la región oriental de la República Democrática del Congo”.

En la Resolución 2136 (2014), el Consejo de Seguridad también reitera su llamamiento a la República Democrática del Congo y a los Estados de la región de los Grandes Lagos para que exijan a sus autoridades aduaneras que refuercen el control de las exportaciones e importaciones de minerales de la República Democrática del Congo, y para que cooperen a nivel regional a fin de investigar y combatir las redes delictivas regionales y los grupos armados implicados en la explotación ilegal de recursos naturales, incluidos el furtivismo y el tráfico de especies de flora y fauna silvestres.

La Conferencia de las Partes en la CITES, en su 16ª reunión (CoP16) (Bangkok, 3 a 14 de marzo de 2013) adoptó medidas decisivas para abordar el alarmante aumento en la matanza ilícita de elefantes africanos y el contrabando de su marfil.

El Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC), una iniciativa de colaboración de la Secretaría CITES, INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas, está brindando asistencia para el fomento de las capacidades de los Estados y las redes regionales para combatir delitos graves contra la fauna y flora silvestres.