Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre

 

ICCWC

Nota informativa

Abril de 2011

 

¿Qué es el ICCWC?

Sr. John E. Scanlon, Secretario General de la CITES, con el Sr. Yury Fedotov, Director Ejecutivo de la ONUDD, y el Sr. Robert Zoellick, Presidente del Banco Mundial, en el Foro Internacional del Tigre, San Petersburgo, Federación de Rusia
Sr. John E. Scanlon, Secretario General de la CITES, con el Sr. Ronald Noble, Secretario General de Interpol, Sede de Interpol, Lyon, Francia
Sr. John E. Scanlon, Secretario General de la CITES, con el Sr. Kunio Mikuriya, Secretario General de la OMA. Sede de la OMA, Bruselas, Bélgica

El ICCWC es un esfuerzo de colaboración entre cinco organizaciones intergubernamentales que tratan de prestar apoyo coordinado a las agencias nacionales de aplicación de la ley a la vida silvestre y a las redes subregionales y regionales que actúan diariamente en defensa de los recursos naturales.

La misión del ICCWC consiste en marcar el inicio de una nueva era en la que los autores de delitos graves contra la vida silvestre deberán hacer frente a una respuesta enérgica y coordinada, al contrario de lo que sucede actualmente en que el riesgo de detención y castigo es demasiado bajo. En este contexto, el ICCWC desempeñará fundamentalmente su labor para y con la comunidad de aplicación de la ley a la vida silvestre, ya que sus oficiales en primera línea son los que eventualmente llevarán ante la justicia a los responsables de delitos contra la vida silvestre. El ICCWC trata de apoyar el desarrollo de la aplicación de la ley que se basa en políticas de los recursos naturales social y ambientalmente sostenibles, tomando en consideración la necesidad de proporcionar medios de subsistencia a las comunidades rurales pobres y marginalizadas.

¿Quién forma parte del ICCWC?

El ICCWC está integrado por la Secretaría CITES, INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas. La Secretaría CITES preside esta alianza.

¿Por qué estas cinco organizaciones?

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) es un acuerdo internacional entre gobiernos. Su finalidad consiste en garantizar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no amenaza su supervivencia. La Secretaría CITES desempeña su labor desde 1975 para ayudar a los países a luchar contra el comercio transfronterizo ilegal de animales y plantas.

INTERPOL es la organización policial internacional más grande del mundo, con 188 países miembros. Creada en 1923, facilita la cooperación policial transfronteriza, y apoya y ayuda a todas las organizaciones, autoridades y servicios cuya misión consiste  en prevenir o combatir la delincuencia internacional. La Secretaría General de INTERPOL cuenta con un programa dedicado a combatir los delitos contra el medio ambiente.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) es un líder mundial en la lucha contra las drogas ilícitas y el crimen internacional. Establecida en 1997 tras la fusión del Programa de las Naciones Unidas para el Control de Drogas y el Centro Internacional para la Prevención de la Criminalidad, la ONUDD opera en todas las regiones del mundo mediante una vasta red de oficinas en el terreno.

El Banco Mundial es una fuente vital de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo de todo el mundo. Su misión consiste en luchar contra la pobreza y ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas y a su medio proporcionando recursos, compartiendo conocimientos, fomentando la capacidad y forjando asociaciones en el sector público y privado. El Banco apoya un programa global de asistencia técnica contra el blanqueo de dinero y ha desempeñado un destacado papel en los esfuerzos internacionales para fortalecer la aplicación de la ley y la gobernanza forestal.

La Organización Mundial de Aduanas (OMA) es la única organización intergubernamental que se centra exclusivamente en cuestiones de aduanas. Actualmente se reconoce que la OMA, con una membresía global, es la voz de la comunidad mundial de aduanas. En particular, cabe resaltar su labor en ámbitos que abarcan el desarrollo de normas globales, la simplificación y armonización del procedimiento de aduanas, la facilitación del comercio internacional, la seguridad en la cadena de suministro del comercio, el fortalecimiento de las actividades de observancia y cumplimiento de las aduanas, las iniciativas contra la falsificación y la piratería, las asociaciones públicas y privadas, la promoción de la integridad y los programas mundiales sostenibles de fomento de capacidad de las aduanas.

Unidas bajo la bandera del ICCWC, estas organizaciones constituyen un acervo único de conocimientos técnicos y de programas temáticamente relevantes, ofreciendo la oportunidad de un nuevo enfoque antes los variados desafíos que plantean los delitos contra la vida silvestre.

¿Qué es la delincuencia contra la vida silvestre?

La "vida silvestre" significa todas las especies de fauna y flora. La "fauna" son todos los animales y aves, como los tigres y los halcones, así como los peces. La "flora" son las plantas, como las orquídeas y los cactus, así como la madera y los productos forestales distintos de la madera, algunos de los cuales se comercializan ilegalmente a niveles muy significativos.

La "delincuencia", en lo que concierne al ICCWC, se refiere a los actos cometidos contra las legislaciones y reglamentaciones nacionales diseñadas para proteger los recursos naturales y administrar su gestión y utilización. Esto podría comenzar con la explotación ilícita de los recursos naturales, como la caza furtiva de un elefante, la extracción de una orquídea rara, la tala no autorizada de árboles o la pesca de esturiones sin licencia. Puede también incluir actos subsecuentes, como el proceso de la fauna y la flora en productos, su transporte, la oferta de venta, la venta, la posesión, etc. Incluye también el ocultamiento y el blanqueo de los beneficios financieros obtenidos gracias a esos delitos. Algunos de estos delitos se perpetrarán exclusivamente en el país de origen, mientras que otros ocurrirán en el país de destino, en los que en última instancia se consumirán los especímenes de fauna y flora vivos, o sus partes y derivados.

A escala internacional, los delitos conllevan violaciones a la CITES, organismo que regula las importaciones, exportaciones y reexportaciones de las especies silvestres. Los países de tránsito también pueden verse afectados. En consecuencia,  los delitos contra la vida silvestre no difieren de otras formas de actividades ilegales. De hecho, comparte muchas de las características de otros tipos de delitos transnacionales, como el tráfico ilegal de narcóticos. Sin embargo, en cierta medida, los delitos contra la vida silvestre aún no se perciben como parte de la "delincuencia organizada", ni se tratan en consecuencia.

¿Es la delincuencia contra la vida silvestres grave?

Es muy difícil evaluar la magnitud de los delitos contra la vida silvestre, en parte, debido a que están al margen de la "delincuencia organizada" y, por ende, no se registran de la misma forma que el tráfico de drogas, el asesinato, la violación o el robo. Esto se debe, en parte, al hecho de que en muchos aspectos se trata de delitos sin víctimas. Hay muchos indicadores, y considerable evidencia, que demuestra la participación de las redes del crimen organizado en la explotación, procesamiento, contrabando y comercio de vida silvestre y sus productos mediante técnicas sofisticadas que atraviesan fronteras nacionales y continentes. El fraude, la falsificación, el blanqueo de dinero, la violencia y la corrupción se encuentran a menudo combinados a diversos delitos contra la vida silvestre.

Además de generar considerables pérdidas en los activos y los ingresos de muchos países en desarrollo, el robo y el comercio ilegal de los recursos naturales amenazan posiblemente los medios de subsistencia de las comunidades rurales, repercute sobre la seguridad alimentaria y corre el riesgo de dañar ecosistemas enteros.  El contrabando transfronterizo de animales y plantas vivas acarrea riesgos para la salud humana debido a la propagación de enfermedades, algunas de las cuales (como el virus Ébola) son mortales. Las enfermedades, como la gripe aviar, puede propagarse a las cadenas alimenticias, conduciendo a la eutanasia masiva de manadas de ganado. La introducción de especies exóticas en hábitats puede arruinar la biodiversidad natural de países o regiones.  La facilidad con que algunas especies de vida silvestre se pasan de contrabando por las fronteras, a menudo en considerables cantidades, pone de relieve las amenazas reales para la seguridad nacional y la bioseguridad de los Estados.

¿Cuáles son los retos para lograr la aplicación efectiva de la ley?

Las agencias nacionales de aplicación de la ley a la vida silvestre, especialmente las de los países en desarrollo, hacen frente a muchos desafíos, entre los que cabe señalar: la legislación inadecuada; la falta de equipo; las limitadas oportunidades de formación; la dificultad de acceder a los nuevos instrumentos de observancia como el acopio y el análisis de datos de inteligencia y el apoyo a la ciencia forense; la precaria gobernanza; y una limitada apreciación entre los fiscales y los jueces de la gravedad de los delitos contra la vida silvestre. No se movilizan técnicas de investigación especial e instrumentos poderosos, como "seguir la pista del dinero", para perseguir a las organizaciones criminales involucradas en delitos contra la vida silvestre. A menudo, los oficiales de aplicación de la ley a la vida silvestre no reciben el mismo tratamiento que sus homólogos en los servicios de aduanas y policía y no están debidamente preparados para responder al carácter organizado de esos que tratan de robar los recursos naturales.

Históricamente, los esfuerzos para apoyar a esos oficiales, y a sus instituciones y países, han carecido de estructuración, no se han coordinado o se han llevado a cabo a corto plazo, con frecuencia sin una verdadera comprensión de la índole o el alcance del problema.

Una aplicación de la ley a la vida silvestre mal focalizada y dirigida erróneamente puede imponer cargas injustificadas sobre las poblaciones rurales y las comunidades locales pobres y puede accidentalmente debilitar el apoyo tan necesitado de aplicación de la ley y cumplimiento con las necesidades de una gestión adecuada de los recursos naturales. Como sucede con otras formas de delincuencia, la aplicación de la ley a la vida silvestre debe realizarse de conformidad con los requisitos nacionales para respetar debidamente los procedimientos, los derechos humanos, la seguridad pública y los derechos de los acusados.

¿Se centra el ICCWC en determinados países, especies o delitos?

Los asociados del ICCWC reconocen las necesidades especiales de protección de las especies y los ecosistemas altamente en peligro y amenazados y la importancia de abordar determinados tipos de delitos y crímenes. No obstante, la fijación de prioridades en materia de la aplicación de la ley debe hacerse en un contexto local por las autoridades apropiadas y los encargados de adoptar políticas. El objetivo del ICCWC es proporcionar apoyo a escala mundial y no limitarse a determinadas especies o grupos de especies.

¿Qué puede hacer el ICCWC?

Cada una de las organizaciones internacionales participantes ofrece conocimientos especializados que pueden apoyar a las agencias de observancia nacional y a las redes subregionales y regionales de observancia. Cada una de ellas tiene experiencia en proporcionar asistencia técnica. Algunas de las organizaciones ya han desarrollado estrechas relaciones laborales a escala bilateral o trilateral. Sin embargo, antes de la creación del ICCWC, las cinco organizaciones integrantes no habían trabajado al unísono.

Algunas organizaciones disponen de oficinas o despachos nacionales o regionales que ya trabajan en el terreno junto con las agencias nacionales de aplicación de la ley. Cada una de ellas, a su manera, ha participado en una amplia investigación sobre la criminalidad y los medios eficaces de luchar contra la delincuencia. Disponen de una visión de conjunto de la delincuencia y del contrabando que no puede encontrarse en ninguna otra parte.

Las organizaciones que integran el ICCWC gozan de amplia experiencia en el desarrollo y la entrega de paquetes de formación y fomento de capacidad para los oficiales encargados de la aplicación de la ley, a escala subregional y regional. Algunas de ellas disponen de canales de comunicación que permiten la difusión en tiempo real de inteligencia para ayudar a los órganos de observancia nacional en sus actividades de evaluación de riesgos, focalización de grupos específicos y establecimiento de perfiles, y para facilitar investigaciones en diversos países. Además, tienen experiencia en coordinar operaciones multinacionales de focalización del comercio ilegal y el contrabando.

A mediano o a largo plazo, el ICCWC se encuentra en una posición sin precedentes para desarrollar con éxito programas de desarrollo para:

  • fomentar la sensibilización de los delitos contra el medio ambiente;
  • proporcionar análisis y apoyo institucional;
  • fomentar la capacidad de instituciones nacionales, organizaciones subregionales y regionales de observancia, tomando en consideración la totalidad de técnicas de investigación y entablamiento de acciones judiciales;
  • promover medidas de observancia coordinadas;
  • apoyar exámenes analíticos, especialmente mediante su conjunto de instrumentos analíticos sobre delitos contra la vida silvestre y los bosques;
  • hacer hincapié en los delitos contra la vida silvestre en las agencias nacionales relevantes;
  • promover la gestión y el desarrollo de los recursos naturales;
  • comprender y abordar  los autores de los delitos contra la vida silvestres; y
  • atacar los autores de los delitos contra la vida silvestre para reducir la demanda.

Manual de análisis de los delitos forestales y contra la vida silvestre

El Consorcio ha preparado el Manual de análisis de los delitos forestales y contra la vida silvestre, sobre la base de los conocimientos técnicos especializados de todos los socios del ICCWC y mediante amplias consultas celebradas con expertos de todo el mundo en diversos temas conexos.

Se pretende que el Manual sirva a los gobiernos nacionales, las partes interesadas internacionales, los profesionales y los especialistas como punto de partida para comprender mejor la complejidad de estos delitos, y también como marco para desarrollar una estrategia de prevención y de lucha.

La versión en español se puede consultar aquí.

El Manual facilita a los países un recurso técnico para llevar a cabo una evaluación nacional de las principales cuestiones relacionadas con este tipo de delitos, así como para analizar la capacidad de respuesta del sistema de justicia penal a nivel nacional. El Manual está diseñado para ayudar a los funcionarios de la administración del sector forestal y la vida silvestre, los servicios de aduanas y otros organismos de ejecución pertinentes a realizar un análisis exhaustivo de los mecanismos y las medidas disponibles para proteger la vida silvestre y los bosques y vigilar sus productos, y de ese modo identificar las necesidades en materia de asistencia técnica.

Consta de cinco partes, en las que se analizan los siguientes aspectos:
1)         Legislación relativa a los delitos forestales y contra la vida silvestre y otras actividades ilícitas;
2)         Medidas de aplicación de la ley que abarcan los delitos forestales y contra la vida silvestre;
3)         Capacidad judicial y de enjuiciamiento para combatir los delitos forestales y contra la vida silvestre;
4)         Factores que favorecen los delitos forestales y contra la vida silvestre, y eficacia de las intervenciones preventivas; y
5)         Disponibilidad, recopilación y examen de los datos u otra información relacionada con este tipo de delitos.

El ICCWC apoyará a los países interesados en realizar el examen durante todo el proceso, lo que incluye la movilización de fondos, la contratación de expertos, el análisis de los resultados, y el diseño y la prestación de asistencia técnica. No obstante, la aplicación del Manual es una tarea que compete por completo a los gobiernos.


Véase asimismo:

Artículo de 4 de abril de 2011: Apoyar la aplicación de la ley para los gorilas
Artículo de 1 de marzo de 2011: El ICCWC comienza su singladura
Artículo de 12 de diciembre de 2010: Poniendo San Petersburgo en práctica
Comunicado de prensa de 23 de noviembre de 2010: Entrada en vigor de una poderosa alianza para combatir los delitos contra la vida silvestre