Breve historia de los esturiones y la CITES

 

Acipenser brevirostrum incluida en el Apéndice I en 1975

Acipenser fulvescens incluida en el Apéndice II en 1975, suprimida del Apéndice II en 1983, incluida bajo Acipenseriformes spp. en 1998

Acipenser oxyrhynchus incluida en el Apéndice I en 1975, transferida al Apéndice II en 1979

Acipenser sturio incluida en el Apéndice II en 1975, transferida al Apéndice I en 1983

Las demás especies de Acipenseridae incluidas en el Apéndice II el 1 de abril de 1998

En la 10ª reunión de la Conferencia de las Partes (Harare, 1997), Alemania y Estados Unidos presentaron una propuesta para incluir 23 especies de Acipenseriformes en el Apéndice II, y unirse a las especies ya amparadas por la Convención. La propuesta fue aprobada por consenso, razón por lo cual todas las especies de esturión quedaban amparadas por la CITES. La inclusión entró en vigor el 1 de abril de 1998, a fin de conceder el tiempo suficiente a las Partes para que pusiesen en práctica todos los controles y planes de gestión necesarios antes de proceder a su aplicación.

La inclusión de los esturiones estuvo acompañada por la aprobación de la Resolución Conf. 10.12 "Conservación de los esturiones", destinada a ayudar a los Estados del área de distribución y los países consumidores a aplicar las disposiciones de la Convención a esos valiosos peces. En la resolución se instaba a los Estados del área de distribución y a las Partes a que alentasen la investigación científica para promover la sustentabilidad de las pesquerías de esturión en la región euroasiática, pusiesen coto a la pesca y la exportación ilegal y promoviesen acuerdos regionales entre los Estados del área de distribución a fin de lograr una gestión adecuada y una utilización sostenible del esturión. Asimismo, se alentaba a los Estados del área de distribución a que proporcionasen los nombres de los exportadores legales de productos de esturión y examinasen la posibilidad de establecer cupos anuales para los productos de esturión. En la resolución se pedía a las Partes que estableciesen un límite de 250 gramos de caviar, como máximo, por persona como efectos personales exonerados en virtud del Artículo VII de la CITES.

En la resolución se recomendaba que la Secretaría, en consulta con el Comité de Fauna, estudiase la posibilidad de establecer un sistema de marcado para los productos de esturión y que el Comité de Fauna considerase a los esturiones en el marco del examen del comercio significativo. Este examen resultó en la formulación de recomendaciones primarias y secundarias para 10 especies de esturión, que fueron comunicadas a los Estados del área de distribución en febrero de 2001. En su 45ª reunión (París, junio de 2001), el Comité Permanente hizo suyas las recomendaciones formuladas por la Secretaría para las poblaciones del mar Caspio de Acipenser gueldenstaedtii, A. nudiventris, A. stellatus y Huso huso, que figuraban en el documento SC45 Doc.12.2.

En la 11ª reunión de la Conferencia de las Partes (Gigiri, 2000) se adoptaron dos decisiones sobre el particular. En la Decisión 11.58 se encargaba que a partir del 1o. de enero de 2001, los Estados del área de distribución debían declarar cupos anuales de exportación y captura coordinados a escala intergubernamental por cuenca, o por región biogeográfica, según procediese, en relación con todo el comercio de especímenes de Acipenseriformes. Asimismo, las Partes debían comunicar los cupos a la Secretaría antes del 31 de diciembre del año precedente. Las Partes que no informasen a la Secretaría serían automáticamente tratadas como si tuvieran un cupo nulo para el año siguiente. En la Decisión 11.59 se encargaba a todas las Partes que participaban en el comercio de esturiones y espátulas que informaran a la Secretaría sobre los progresos realizados en la aplicación de las medidas acordadas en esa resolución.

Estas decisiones se incorporaron ulteriormente en la Resolución Conf. 12.7, la cuál fue enmendada y reforzada en 2004 [hiperenlace con la Resolución Conf. 12.7 (Rev. CoP13)], con la inclusión, entre otras cosas, de obligaciones para los países de importación, exportación y reexportación de registrar, en la medida en que sea compatible con su legislación nacional, las centrales de elaboración y las empresas de reempaquetado.