Resolución Conf. 13.2 (Rev. CoP14)

ACOGIENDO CON BENEPLÁCITO la adopción, en la séptima reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB COP7), de la Decisión VII.12, en la que se enuncian los Principios y directrices de Addis Abeba para la utilización sostenible de la diversidad biológica, de los que figura un resumen en el Anexo 1;

 

TOMANDO NOTA de que las Partes en la CITES pueden utilizar esos principios y directrices para aplicar el Artículo IV y otras disposiciones pertinentes de la Convención;

RECONOCIENDO que el CDB y su Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y Tecnológico (SBSTTA) realizarán estudios de casos a fin de someter a prueba esos principios y directrices para la utilización sostenible;

RECONOCIENDO además que en el Artículo 2 del CDB el término "utilización sostenible" se define como "la utilización de componentes de la diversidad biológica de un modo y a un ritmo que no ocasione la disminución a largo plazo de la diversidad biológica, con lo cual se mantienen las posibilidades de ésta de satisfacer las necesidades y las aspiraciones de las generaciones actuales y futuras";

TOMANDO NOTA además de que en el momento de la celebración de la 14 reunión de la Conferencia de las Partes la inmensa mayoría de las Partes en la CITES son Partes en el CDB;

ACOGIENDO CON BENEPLÁCITO también el Objetivo 4.3 del Plan estratégico: información para evaluar el progreso logrado en el futuro del CDB (Decisión VII.30, Anexo 2, Objetivo 4), que dice "ninguna especie de flora o fauna silvestre en peligro por razón del comercio internacional", y que por tanto es plenamente compatible con el Plan Estratégico de la CITES;

RECORDANDO la Resolución Conf. 10.4 (Rev. CoP14) y el Memorando de Cooperación entre la CITES y el CDB;

LA CONFERENCIA DE LAS PARTES EN LA CONVENCIÓN

INSTA a las Partes a que:

a) hagan uso de los Principios y las directrices para la utilización sostenible de la diversidad biológica, teniendo igualmente en cuenta consideraciones de orden científico, comercial y de observancia determinadas por las circunstanciasnacionales, así como las recomendaciones de los Comités de Fauna y de Flora (véase el Anexo II) cuando adopten procesos relacionados con la inexistencia de consecuencias perjudiciales y formulen dictámenes CITES sobre extracciones no perjudiciales del medio silvestre;

b) compartan experiencias sobre la utilización sostenible a escala nacional, y especialmente entre las Autoridades Administrativas y Científicas de la CITES y sus centros de coordinación del CDB; y

c) traten de asegurarse de que sus Autoridades Administrativas y Científicas de la CITES participen, mediante sus centros de coordinación nacionales del CDB, en la labor del CDB y su Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y Tecnológico (SBSTTA) sobre estos principios y directrices; e

INSTA a las Partes que sean también Partes en el CDB a que tomen medidas efectivas a nivel político e institucional para garantizar la sinergia entre su aplicación de la CITES y del CDB a escala nacional.

CDB a escala nacional.


Anexo 1

Principios y directrices de Addis Abeba para
la utilización sostenible de la diversidad biológica

Resumen

Los principios y directrices de Addis Abeba para la utilizacin sostenible de la diversidad biolgica constan de 14 principios prcticos interdependientes, directrices operacionales y unos cuantos instrumentos para su aplicacin que rigen los usos de los componentes de la diversidad biolgica a fin de garantizar la sustentabilidad de esos usos. Los principios ofrecen un marco para asesorar a los gobiernos, a los gerentes de recursos, a las comunidades indgenas y locales, al sector privado y a otros interesados directos, sobre cmo pueden garantizar que el uso que hagan de los componentes de la diversidad biolgica no lleve a una disminucin a largo plazo de la diversidad biolgica. Se pretende que los principios sean de importancia general, si bien no todos ellos se aplicarn de la misma manera a todas las situaciones o con el mismo rigor. Su aplicacin variar de acuerdo con la diversidad biolgica que se est usando, las condiciones en las que se est haciendo ese uso y el contexto institucional y cultural en el que el uso tiene lugar.

La sustentabilidad del uso de los componentes de la diversidad biolgica aumentar de aplicarse los siguientes principios prcticos y directrices operacionales conexas:

Principio práctico 1

Se dispone de polticas de apoyo, leyes e instituciones a todos los niveles de gobierno y hay vnculos eficaces entre estos niveles.

   

Principio práctico 2

Al reconocer la necesidad de un marco de gobierno consistente con las leyes internacionales y nacionales, los usuarios locales de los componentes de la diversidad biolgica deben estar suficientemente dotados de poder y apoyados por derechos para asumir la responsabilidad del uso de los recursos concernientes.

   

Principio práctico 3

Las polticas, leyes y reglamentaciones internacionales, y nacionales que perturban los mercados, que contribuyen a la degradacin de los hbitats o, adems de eso, generan incentivos perjudiciales que socavan la conservacin y utilizacin sostenible de la diversidad biolgica deben identificarse y eliminarse o mitigarse.

   

Principio práctico 4

Debe practicarse la gestin adaptable con base en:

a) La ciencia y el conocimiento tradicional y local;
b) La retroinformacin iterativa, oportuna y transparente derivada de la vigilancia del uso, los impactos ambientales, socioeconmicos y de la situacin del recurso que se est usando; y
c) El ajuste de una gestin basada en la retroinformacin oportuna de los procedimientos de vigilancia.
   

Principio práctico 5

Las metas y prcticas de gestin de la utilizacin sostenible deben evitar o reducir al mnimo los impactos adversos en los servicios, la estructura y las funciones de los ecosistemas, as como en otros de sus componentes.

   

Principio práctico 6

Debe promoverse y apoyarse la investigacin interdisciplinaria de todos los aspectos de la utilizacin y conservacin de la diversidad biolgica.

   

Principio práctico 7

La escala especial y temporal de la gestin debe ser compatible con las escalas ecolgica y socioeconmica del uso y su impacto.

   

Principio práctico 8

Debe haber arreglos para la cooperacin internacional en los casos en los que se requiera la toma de decisiones y la coordinacin multinacionales.

   

Principio práctico 9

Debe aplicarse un enfoque interdisciplinario y participativo a los niveles adecuados de gestin y gobierno que se relacionan con el uso.

   

Principio práctico 10

Las polticas internacionales y nacionales deben tomar en cuenta:

a) Los valores presentes y futuros que se derivan del uso de la diversidad biolgica;
b) Los valores intrnsecos y otros valores no econmicos de la diversidad biolgica; y
c) Las fuerzas del mercado que repercuten en los valores y el uso.
   

Principio práctico 11

Los usuarios de los componentes de la diversidad biolgica deben buscar reducir al mnimo los desechos y los impactos ambientales adversos y optimizar los beneficios de los usos.

   

Principio práctico 12

Las necesidades de las comunidades indgenas y locales que viven de la utilizacin y la conservacin de la diversidad biolgica, y que se ven afectadas por stas, deben reflejarse, junto con sus contribuciones a esta conservacin y utilizacin sostenible, en la participacin equitativa en los beneficios que se derivan del uso de esos recursos.

   

Principio práctico 13

Los costos de gestin y conservacin de la diversidad biolgica deben interiorizarse dentro del rea de gestin y reflejarse en la distribucin de los beneficios que se derivan del uso.

   

Principio práctico 14

Deben ponerse en prctica programas de educacin y conciencia pblica sobre conservacin y utilizacin sostenible y desarrollarse mtodos de comunicacin ms eficaces entre los interesados directos y los gerentes.


Anexo 2

Recomendaciones de los Comités de Fauna y de Flora sobre los
Principios y directrices de Addis Abeba para
la utilización sostenible de la diversidad biológica

1. En tanto que el Convenio sobre la Diversidad Biológica ofrece orientaciones generales a las Partes sobre la manera de abordar una amplia gama de cuestiones de biodiversidad mediante la aplicación nacional, la CITES es una convención con potestad normativa, se ocupa de especies específicas y se centra en el comercio internacional de especies silvestres.

2. Si bien en la CITES no hay una definición de utilización sostenible, los estudios de casos muestran que los elementos de los Principios y directrices de Addis Abeba para la utilización sostenible de la diversidad biológica que revisten generalmente interés para la CITES están ya implícitos en la terminología de la CITES o son fomentados por ésta. Por ejemplo, eso se refiere a los Principios prácticos 1, 2, 4, 7, 9 y 12, elementos de los cuales están incorporados en la "Lista de referencia para ayudar a formular dictámenes de extracciones no perjudiciales para exportaciones de especies del Apéndice II".

3. De los estudios de casos presentados en la 22 reunión del Comité de Fauna y la 16 reunión del Comité de Flora (Lima, Julio de 2006) se desprende claramente que los Principios y directrices de Addis Abeba no siempre se aplican inmediatamente en el proceso de adopción de decisiones en virtud de la CITES, en particular con respecto a la formulación de dictámenes de extracciones no perjudiciales.

4. Se reconoce que los Principios y directrices de Addis Abeba revisten interés, según los casos, para la labor de la CITES (además de los Principios a que se hace referencia en el párrafo 3, a saber, los Principios 5, 6, 8, 11), y muchos de ellos pueden considerarse para la posible elaboración de otras directrices sobre dictámenes de extracciones no perjudiciales para cada taxón.

5. Los Comités de Fauna y de Flora proponen la enmienda de la Resolución Conf. 10.4 (Rev. CoP14) para reconocer el uso de los Principios y directrices de Addis Abeba para la utilización sostenible de la diversidad biológica como instrumento adicional que puede emplearse con carácter voluntario para formular dictámenes de extracciones no perjudiciales.

6. Además, se plantearon cuestiones sobre la labor que aún han de realizar los comités científicos sobre esta cuestión, y las posibles complicaciones de utilizar los aspectos socioeconómicos de los Principios y directrices de Addis Abeba para formular dictámenes de extracciones no perjudiciales.

7. Se señaló también que los Principios y directrices de Addis Abeba podían complementar la orientación existente de la UICN para formular los dictámenes de extracciones no perjudiciales, y serían valiosos para desarrollar directrices en el caso de determinadas especies, por ejemplo, las especies arbóreas.

8. Por último, se reconoció que los Principios y directrices de Addis Abeba, que se habían desarrollado hace años y gozaban de amplio apoyo internacional, eran globalmente importantes, pero que no todos los principios eran relevantes para la CITES.

 

* Enmendada en la 14 reunin de la Conferencia de las Partes.

Number / Code: 
Conf. 13.2 (Rev. CoP14)
COP meeting: 
Decimotercera reunión de la Conferencia de las Partes