Representantes y expertos de la CITES discuten sobre el comercio y la cría en cautividad de animales incluidos en la CITES en el UNEP-WCMC en Cambridge, Reino Unido

Ginebra, 6 de abril de 2017El 29 y 30 de marzo de 2017, representantes de la Secretaría de la CITES y del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC por sus siglas en inglés) se reunieron en Cambridge con representantes del Comité de Fauna y determinadas Partes para discutir acerca de los controles CITES  para el comercio de animales criados en cautividad.

En lugar de ser capturados directamente del medio silvestre, los animales comercializados bajo la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) provienen cada vez más de establecimientos donde han sido criados en cautividad –aunque algunas veces los padres de los especímenes comercializados provienen del medio silvestre. En los primeros años de la Convención (1975-1989), el 96 por ciento de los animales en el comercio internacional fueron capturados en el medio silvestre. Desde entonces, ha ocurrido un cambio significativo y, hoy en día, el comercio internacional de animales es principalmente de especímenes que provienen de establecimientos de cría en cautividad. Este comercio incluye reptiles para pieles y aves y peces ornamentales para mascotas. 

A pesar de que los redactores de la Convención habían previsto, y ofrecen disposiciones para el comercio de estos animales, esta modalidad se contemplaba como una excepción. En ese entonces, la política subyacente daba por supuesto que era probable que la producción en cautividad afectara menos la supervivencia de las especies que si los animales se capturaban en el medio silvestre. Las disposiciones en la Convención reflejaban esta suposición.  

A medida que aumentó la proporción del comercio de animales producidos en cautividad, se adoptaron una serie de Resoluciones y Decisiones por las Partes para regular y definir los términos y condiciones para esta producción y su comercio. Sin embargo, hasta la fecha, no existe ningún marco consistente y coherente.

El aumento significativo en el comercio de animales producidos en cautividad ha suscitado algunas inquietudes relacionadas con el control de la producción y el comercio, incluso sobre las declaraciones falsas o erróneas sobre el origen de los animales.

Para responder a esas preocupaciones, las Partes de la CITES adoptaron una nueva Resolución sobre  el Examen del comercio de especímenes animales notificados como producidos en cautividad (Resolución Conf. 17.7). La intención es garantizar que el código de origen, a saber la letra utilizada en los permisos y certificados CITES para indicar el origen del espécimen comercializado internacionalmente, se aplica correctamente y que se detecte y corrija el uso erróneo –tanto intencional como accidental. El uso erróneo de los códigos puede tener consecuencias negativas para la conservación y socavar la finalidad y la aplicación efectiva de la Convención.

Se espera que en su próxima reunión en julio de 2017, el Comité de Fauna seleccione un número limitado de casos de comercio de animales de origen de producción en cautividad para  un examen más detallado, basándose en los criterios establecidos en la Resolución.

La reunión de la semana pasada en Cambridge ofreció la oportunidad para discutir los criterios de selección y lo que se espera del nuevo mecanismo de examen. Los participantes también discutieron sobre el nuevo material para inspeccionar los establecimientos que producen dichos animales, así como directrices sobre el uso de códigos de origen. Por último, los participantes debatieron si la cría en cautividad es buena para la conservación de las especies comercializadas y los ecosistemas en general, así como el objetivo del sistema  de códigos de origen. Estas reflexiones se utilizarán en un análisis más amplio y en recomendaciones que la Secretaría producirá para la siguiente reunión de la Conferencia de las Partes en 2019.

La Secretaría hará públicas las versiones finales de la Guía para la inspección de los establecimientos de cría en cautividad y en granjas y la Guía para la aplicación de códigos de origen de la CITES. Éstas pueden encontrase en la página Internet de la CITES en https://cites.org/esp/prog/captive-breeding. Las directrices también se han traducido a varios idiomas del sureste asiático (incluido el  tailandés, vietnamita y chino) para ayudar a los funcionarios de la CITES en su trabajo.

Esta reunión ha sido posible gracias al apoyo financiero de la Unión Europea y el apoyo logístico y de otro tipo del  Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del PNUMA.