La CITES y la UICN fortalecen su colaboración para luchar contra la caza furtiva y el comercio ilegal de especies silvestres

Únicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

 

COMUNICADO DE PRENSA

La CITES y la UICN fortalecen su colaboración para luchar contra la caza furtiva y el comercio ilegal de especies silvestres

 

Ginebra, 28 de Agosto de 2015 – La Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y la UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, firmaron esta semana un acuerdo con miras a fortalecer la cooperación entre las dos organizaciones para reducir al máximo la matanza ilegal y el comercio ilegal asociado de elefantes y otras especies emblemáticas de África Subsahariana, el Caribe y la región del Pacífico incluidas en los apéndices de la CITES.

El acuerdo se firmó en el contexto del proyecto conocido como MIKES (Minimizar la matanza ilegal de elefantes y otras especies en peligro de extinción), financiado por la Unión Europea.

En su discurso tras la ceremonia de firma, John E. Scanlon, Secretario General de la CITES, dijo, “Esta mayor colaboración entre la UICN y la CITES se fundamenta en las ventajas comparativas de ambas organizaciones para impulsar nuestros esfuerzos colectivos con el fin de frenar la intensificación de la caza furtiva y el comercio ilegal cada vez mayor de elefantes, así como para proteger otras especies emblemáticas incluidas en los apéndices de la CITES como rinocerontes, grandes simios y tortugas marinas. La CITES se beneficiará de esta mayor colaboración con la presencia en el terreno de la IUCN en los países de distribución de elefantes africanos, así como en el Caribe y el Pacífico para intensificar los esfuerzos con miras a reducir la matanza ilegal de estas especies emblemáticas.”

Haciéndose eco de estos sentimientos, la Directora General de la IUCN, Inger Andersen dijo, “En los últimos años, la caza furtiva y el comercio ilegal de especies silvestres ha alcanzado niveles sin precedentes, llevando así a muchas de las especies más emblemáticas al borde de la extinción y socavando años de esfuerzos en materia de conservación. Se trata de un desafío global que solamente puede abordarse a través de medidas colectivas e internacionales.

"Como la organización de conservación más grande del mundo, la UICN está comprometida en desarrollar asociaciones efectivas para crear soluciones viables a este tema candente. Valoramos enormemente nuestra estrecha colaboración con la Secretaría de la CITES en la implementación del Programa CITES MIKES y otras iniciativas de conservación. Este nuevo acuerdo reforzará nuestra colaboración y brindará nuevas oportunidades para fortalecer nuestras capacidades. Asimismo, impulsará los esfuerzos de los miembros a nivel mundial de UICN para tratar el comercio ilegal y conservar elefantes y otras especies amenazadas en los países africanos, del Caribe y el Pacífico.”

En los últimos años, el comercio ilegal de especies silvestres ha aumentado y algunas de las especies más afectadas son elefantes, rinocerontes, pangolines y algunas especies de madera preciosa. El comercio ilegal de estas especies es de carácter global y está ocurriendo a escala industrial. Se estima que más de 100 000 elefantes han sido cazados ilegalmente entre 2011 y 2013 por su marfil en todo el continente africano. En 2014, solamente en Sudáfrica, se mataron 1 215 rinocerontes por sus cuernos -  una cifra que ha aumentado de manera alarmante desde 2007 cuando solamente fueron 13 rinocerontes.

Al combatir el comercio ilegal, los Estados tienen que enfrentar cada vez más a criminales organizados transnacionales y, en algunos casos, a milicias rebeldes y elementos descontrolados de las fuerzas armadas que están dirigiendo la caza furtiva y el comercio ilegal destinado a mercados ilícitos. Las mismas redes criminales también pueden utilizarse para otro tipo de comercio ilícito, como el tráfico de drogas, armas y humanos.

A pesar de que se están desplegando mayores esfuerzos colectivos para combatir los delitos contra las especies silvestres, éstos siguen siendo un gran problema en todo el mundo que algunos estiman en incluso 20 mil millones de dólares anuales – situándolos entre otros graves delitos transnacionales como el tráfico de seres humanos y armas.

El nuevo acuerdo CITES-UICN se basará en la participación activa de los países del área de distribución de elefantes en el programa de la CITES para el Monitoreo de la matanza ilegal de elefantes (MIKE) en los últimos 15 años pero se focalizará más en la inclusión de otras especies emblemáticas incluidas en la CITES que se encuentran amenazadas por el comercio ilegal y ampliará sus operaciones a las regiones del Caribe y el Pacífico. El nuevo proyecto CITES MIKES también incluye iniciativas que buscan fortalecer la capacidad de organizaciones encargadas de la gestión de especies silvestres y de hacer cumplir la ley para combatir la caza furtiva, tanto dentro de los emplazamientos de MIKE como a nivel nacional.

Para mayor información, póngase en contacto con:

Liu Yuan, Comunicaciones y Divulgación CITES, [email protected], +41 22 917 81 30

Ewa Magiera, Relaciones Prensa UICN, [email protected], +41 76 505 33 78

Notas a los editores:

Congreso Mundial para la Naturaleza de UICN y 17a reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES  

La caza furtiva y el comercio ilegal de especies silvestres serán algunos de los asuntos que se discutirán en el Congreso Mundial para la Naturaleza de UICN que se realizará del 1 al 10 de septiembre de 2016 en Hawai, Estados Unidos, y en la 17a reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES, del 24 de septiembre al 5 de octubre de 2016  en Johannesburgo, Sudáfrica. La Directora General de la UICN, Inger Andersen, y el Secretario General de la CITES, John E. Scanlon, y su personal han discutido las preparaciones para ambas reuniones y su colaboración en el futuro.

 

Antecedentes de MIKES 

El proyecto Minimizando la caza ilegal de elefantes y otras especies en peligro (MIKES) se financia por un fondo de 12 millones de Euros que la Secretaría de la CITES recibió de la Unión Europea. Este proyecto se basa en el Programa de Monitoreo de la matanza ilegal de elefantes (MIKE), que se ha implementado, junto con los Estados del área de distribución del elefante africano, por la CITES con el apoyo de la Comisión Europea desde 2001.

La Secretaría de la CITES y la UICN han estado colaborando para implementar el Programa CITES MIKE en África por más de una década. El Programa ha documentado un aumento alarmante de los niveles de caza furtiva de elefantes y ha identificado sus causas. Además, el programa ha puesto en relieve la necesidad urgente de reducir la amenaza cada vez mayor a las poblaciones de elefantes en toda África como resultado del aumento en el comercio ilegal de marfil, así como amenazas similares que tienen que enfrentar otras especies de grandes mamíferos incluidos en los apéndices de la CITES, como el rinoceronte negro.  

El nuevo acuerdo entre la CITES y la UICN fortalece la larga colaboración entre la Secretaría de la CITES y la UICN en la implementación del Programa MIKE en África. El acuerdo proporciona un marco para extender esta colaboración a nuevas áreas como los esfuerzos para reducir al máximo la matanza ilegal de elefantes en regiones críticas, utilizando las rutinas de monitoreo de MIKE en otras especies que se enfrentan a amenazas similares como rinocerontes y grandes simios y explorando nuevas formas de colaboración para utilizar el programa en Asia. En el futuro, UICN acogerá las unidades de apoyo subregionales de África y Asia meridional del Programa MIKES que son cruciales para brindar asistencia técnica a los Estados del área de distribución para implementar actividades de monitoreo de MIKES. La UICN también brindará la base administrativa para los asesores técnicos de MIKES que supervisarán los esfuerzos para desarrollar la capacidad de observancia de la ley sobre especies silvestres de ocho emplazamientos africanos clave que han sido seleccionados para ser pioneros de nuevas medidas para reducir al máximo la caza furtiva.

Véase también:

Acerca de la CITES

Con 181 Estados Miembros, la CITES sigue siendo uno de los instrumentos más potentes en el mundo para la conservación de la biodiversidad mediante la regulación del comercio de especies de flora y fauna silvestres. Se comercian miles de especies internacionalmente y son utilizadas por las personas en su vida diaria con fines alimentarios, de vivienda, tratamientos de salud, turismo ecológico, productos cosméticos y de moda.
 
La CITES regula el comercio internacional de más de 35.000 especies de plantas y animales, incluyendo los productos y derivados de las mismas, con el fin de garantizar su supervivencia en el medio silvestre y beneficiar el sustento de las poblaciones locales y el medio ambiente mundial. El sistema de permisos CITES tiene el objetivo de garantizar que el comercio de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES sea sostenible, legal y trazable.
 
La CITES se firmó en Washington D. C. el 3 de marzo de 1973.
 
Para saber más sobre la CITES, visite: www.cites.org o síganos en:

www.facebook.com/CITES
www.twitter.com/CITES
www.youtube.com/c/CITES
www.flickr.com/CITES
www.linkedin.com/company/cites-org

Sobre la UICN

La UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ayuda a encontrar soluciones pragmáticas para los desafíos más apremiantes de la conservación y el desarrollo.

El trabajo de la UICN se focaliza en valorar y conservar la naturaleza, garantizando la gobernanza efectiva y equitativa de su utilización y desplegando soluciones basadas en la naturaleza para los desafíos mundiales sobre el clima, la alimentación y el desarrollo. La UICN apoya la investigación científica, gestiona los proyectos en el terreno a través de todo el mundo y reúne a los gobiernos, las ONG, las Naciones Unidas y las empresas, con miras a desarrollar políticas, legislación y prácticas óptimas.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es la organización medioambiental global más grande y más antigua del mundo, con más de 1300 miembros, gubernamentales y no gubernamentales, además de unos 15 000 expertos voluntarios en cerca de 185 países. Para su labor, la UICN cuenta con el apoyo de un personal compuesto por más de 1000 empleados, repartidos en 45 oficinas, y cientos de asociados de los sectores público, no gubernamental y privado de todo el mundo. 

www.iucn.org