Discurso de apertura del Secretario General de la CITES en el evento paralelo del Día Mundial de la Vida Silvestre 2017 organizado por el Reino Unido, la CITES y la WCS

Discurso de apertura del Secretario General de la CITES, John E. Scanlon

Sede de las Naciones Unidas, Nueva York, 3 de marzo de 2017

Excelencias

Distinguidos panelistas

Amigos de la vida silvestre

Es un gran placer estar aquí, y deseamos expresar nuestro especial agradecimiento al Reino Unido por ser el catalizador del evento que se realiza hoy, así como a Botswana y Viet Nam, que han organizado conferencias importantes sobre comercio ilegal de especies silvestres, con un gran éxito.

También es maravilloso ver en el programa a Tailandia, anfitrión de la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes en 2013, en la que su propuesta de declarar el 3 de marzo, la fecha en que se firmó la CITES, Día Mundial de la Vida Silvestre fue aprobada por unanimidad en la CoP y luego por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

También hoy, ¡celebramos el 44º aniversario de la CITES!

-----

Siento que en estos últimos seis años hemos emprendido juntos una travesía para poner fin al comercio ilegal de especies silvestres. Algunos nos han acompañado desde el inicio y otros se nos han unido a lo largo del camino.

Ahora, estamos desplegando un esfuerzo colectivo mundial para enfrentar el comercio ilegal de especies silvestres y, a nivel mundial, contamos con todos los elementos necesarios para combatir eficazmente estos delitos altamente destructivos.

Estamos viendo niveles sin precedentes de apoyo político de alto nivel y cooperación internacional y regional; hoy, deseo reconocer los esfuerzos del Gobierno del Reino Unido y de la Familia Real británica para combatir esta grave amenaza a la vida silvestre, como por ejemplo a través de la Conferencia de Londres e iniciativas como el Grupo de trabajo sobre el transporte de United for Wildlife.

Hay más recursos financieros disponibles para hacer frente a este problema que nunca antes, de un amplio abanico de fuentes bilaterales, multilaterales y filantrópicas.

Y también hay apoyo técnico con grandes mejoras disponible en los países para avanzar en esferas como estrategias específicas de reducción de la demanda, medios de subsistencia alternativos e intensificación de la aplicación de la ley.

En relación con la aplicación de la ley, tenemos el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre, o ICCWC, que ahora está funcionando a pleno y presta apoyo coordinado en los países para ayudar a las autoridades a combatir los grupos de delincuencia organizada transnacional. Esto incluye apoyo para aplicar las mismas herramientas y técnicas que se usan para combatir otros delitos graves, ya sea mediante el uso de técnicas forenses modernas o técnicas de investigación mejoradas, o haciendo frente al lavado de dinero.

El ICCWC también está apoyando la revisión y el fortalecimiento de los marcos legislativos nacionales, mejorando la capacidad de las autoridades nacionales para llevar a juicio con éxito los delitos contra la vida silvestre y aumentar la conciencia acerca de la índole grave de estos delitos.

Estamos muy agradecidos por el fuerte apoyo al ICCWC expresado en la Declaración de Londres, la Declaración de Hasane y la Declaración de Hanoi, así como por la histórica resolución de la Asamblea General sobre la lucha contra el tráfico ilícito de especies de fauna y flora silvestres. No obstante, la capacidad del ICCWC para ofrecer apoyo a los países depende de la financiación adecuada, y expresamos nuestro profundo agradecimiento al Reino Unido por el apoyo para el ICCWC que anunció el año pasado en Hanoi, así como a nuestros otros generosos donantes. 

Hoy en día, hay un amplio abanico de poderosas decisiones sobre la lucha contra el comercio ilegal de especies silvestres, de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la CITES, la Comisión de Prevención del Delito de las Naciones Unidas, la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, el FMAM, INTERPOL, la Organización Mundial de Aduanas y órganos regionales de todo el mundo.

De hecho, tenemos hoy en día más mandatos relacionados con la lucha contra el comercio ilegal de especies silvestres que lo que podríamos haber imaginado hace seis años. Estos mandatos resultan esenciales para orientar, guiar y empoderar a los Estados y organizaciones para que tomen medidas.

Sin embargo, no ganaremos esta lucha en la sala de conferencias. En última instancia, se ganará o perderá en el terreno, en las líneas delanteras. Y esas líneas delanteras tienen muchas facetas diferentes. Están intervinculadas y todas requieren atención para que los resultados sean satisfactorios. A modo de ejemplo, estas líneas delanteras incluyen:

  • Guardaparques que patrullan los parques nacionales;
  • Funcionarios de la CITES que expiden permisos o inspeccionan mercados;
  • Oficiales de policía que toman muestras forenses e inician una investigación;
  • Funcionarios de aduanas que interceptan un contenedor sospechoso;
  • Fiscales que inician un caso;
  • Jueces que imponen sentencias graves;
  • Parlamentarios que apoyan leyes más fuertes;
  • Empresas de transporte que informan a su personal y a sus clientes; y
  • La comunidad rural, que obtiene beneficios directos del turismo basado en la vida silvestre.

Allí es donde se ganará o perderá la lucha. Los gobiernos, las comunidades rurales, la sociedad civil, el sector privado, las figuras públicas y los medios de comunicación pueden, todos, cumplir una función para alcanzar nuestro objetivo compartido.

Un fundamento esencial de gran parte de estos esfuerzos radica en la legislación nacional sólida, una legislación que aplique la CITES, convierta la posesión de especímenes silvestres comercializados ilegalmente en un delito y trate el tráfico ilícito de especies silvestres en el que participan grupos delictivos organizados como un delito grave, como se ha expresado en numerosas resoluciones de la Asamblea General y la CITES. Ahora, debemos centrarnos en garantizar que estas aspiraciones se expresen en la legislación, un asunto que han impulsado la CITES, la UNODC y la Comisión de Prevención del Delito de las Naciones Unidas, entre otros.

En la 17ª reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES (CoP17), celebrada en Johannesburgo (Sudáfrica) el año pasado, se aprobaron decisiones audaces sobre la lucha contra el comercio ilegal de especies silvestres. En la CoP17, por primera vez en la historia, se tomaron decisiones específicas para abordar la corrupción, la ciberdelincuencia y estrategias específicas de reducción de la demanda adecuadas, así como resoluciones mejoradas para fortalecer la legislación y aumentar la colaboración con las comunidades rurales.

Ahora, debemos ver medidas concretas igualmente audaces para llevarlas a la práctica.

Colegas, todo el apoyo político, financiero y técnico que se ha generado en los últimos seis años debe continuar convergiendo y traduciéndose en apoyo directo para aplicar estas decisiones en las líneas delanteras.

En nuestros escritorios, no hay brechas ni en los mandatos ni en la dirección; las brechas están en la aplicación en el terreno. Por ejemplo, la legislación de cerca del 50% de las Partes en la CITES aún no cumple totalmente los requisitos de la Convención, y ese ha sido el tema de sólidas resoluciones y decisiones de la CoP17.

Los funcionarios que están en las líneas delanteras no nos llaman para pedirnos nuevas resoluciones. Por cierto, muchas Partes están comenzado a sentirse sobrepasadas por el mismo volumen de diferentes decisiones, declaraciones y resoluciones.  Pero sí nos llaman para solicitar más asistencia, especialmente asistencia técnica y financiera, para llevar a la práctica lo que ya se ha acordado.

Por lo tanto, desearíamos alentar a que nos centremos decididamente en las líneas delanteras y en la aplicación de las resoluciones de la Asamblea General existentes y los resultados de la CoP17 de la CITES, y de otras conferencias y, si ese fuera el caso, de alguna otra resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que deba centrarse la aplicación en el terreno.

La Secretaría CITES y sus socios en el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre, o ICCWC, están claramente centrados en el apoyo a las líneas delanteras.

Colegas, estamos logrando progresos notables en muchas esferas. Estamos convencidos de que, si persistimos en nuestros esfuerzos colectivos, pondremos fin al aumento del comercio ilegal de especies silvestres que hemos visto en los últimos años; y las cifras que se dieron a conocer hoy sobre las tendencias de la matanza ilegal de elefantes en África a través de nuestro Programa MIKE demuestran que, si bien aún resta mucho por hacer, estamos bien encaminados.

Muchas gracias, Presidente, y gracias a todos los que están presentes hoy aquí, así como a todos aquellos que prestan servicios en el terreno para apoyar la supervivencia de la vida silvestre del mundo.

Leer más...