Un estudio reciente revela que persiste el comercio ilegal de tortugas marinas en Indonesia, Malasia y Viet Nam

For use of the media only;
not an official document.

 

 

JOINT PRESS RELEASE

Un estudio reciente revela que persiste el comercio ilegal de tortugas marinas en Indonesia, Malasia y Viet Nam

Ginebra/Petaling Jaya, Malasia, 19 de noviembre de 2019 — Un estudio recién publicado [1], prealizado por TRAFFIC y contratado por la Secretaría de la CITES, documenta la presencia de miles de ejemplares y partes de tortugas marinas en los decomisos llevados a cabo en mercados físicos y electrónicos en Indonesia, Malasia y Viet Nam.

Al menos 2354 tortugas enteras, tanto vivas como muertas, fueron decomisadas en 163 actuaciones de los organismos de aplicación de la ley en los tres países entre 2015 y julio de 2019. Fueron decomisados más de 91.000 huevos (75.000 de los cuales fueron decomisados solo en Malasia), además de unos 3000 conchas y 1,7 toneladas de carne de tortuga.

El análisis de los datos relativos a decomisos llevados a cabo fuera de los tres países en 2016 y 2017 señaló la implicación de Indonesia y Viet Nam en el tráfico internacional de tortugas marinas. En seis de los ocho casos de decomisos examinados, Viet Nam figuraba como país de origen o país de destino. Al menos 782 tortugas carey fueron decomisadas en estos ocho casos; más de 380 de ellas estaban destinadas a Viet Nam, procedentes de Francia y provenientes de Haití.

“Las tortugas marinas llevan mucho tiempo nadando en aguas turbulentas”, afirmó Kanitha Krishnasamy, Directora de TRAFFIC en el sudeste de Asia. “Nuestras investigaciones a lo largo de los años han demostrado de manera consistente niveles significativos de comercio ilegal en varios países de la región, con escasa evidencia de aminoramiento de las amenazas. Habida cuenta de que las poblaciones de estas tortugas están disminuyendo en todo el mundo, ese nivel de comercio ilegal persistente ofrece unas perspectivas poco halagüeñas para estos nómadas marinos, a no ser que se adopten medidas de colaboración inmediatas como cuestión prioritaria.”

Todas las especies de tortugas marinas están incluidas en el Apéndice I de la CITES, por lo que está prohibido el comercio internacional de ejemplares, partes y derivados de tortuga marina. La extracción y el comercio en el ámbito nacional no están regulados por la CITES pero están prohibidos por la legislación nacional en Indonesia y Viet Nam. No obstante, el comercio de huevos de algunas especies de tortuga es legal en algunas partes de Malasia peninsular.

En el estudio también se examinaron las rutas de contrabando utilizadas, los puntos críticos del comercio ilegal, y la dinámica e impulsores del comercio nacional. Los resultados del estudio demuestran la importancia de un seguimiento más consistente a largo plazo de las tendencias y la dinámica del comercio en los sitios clave, incluyendo sitios no incluidos en este estudio que se llevó a cabo con el fin de obtener un análisis rápido de la escala actual del comercio.

“El estudio muestra claramente que sigue siendo necesario apoyar la aplicación y el cumplimiento, en el ámbito local, de la normativa nacional e internacional sobre tortugas marinas, tal y como se refleja en un amplio conjunto de decisiones que fueron adoptadas en la última reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES. La Secretaría de la CITES está dispuesta a trabajar con sus asociados, incluyendo el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC), para apoyar a los Estados del área de distribución en este sentido.” afirmó Ivonne Higuero, Secretaria General de la CITES.

Este estudio regional fue financiado mediante la aportación generosa de la Unión Europea a través del proyecto MIKES (Minimizar la matanza ilegal de elefantes y otras especies en peligro de extinción) que se lleva a cabo por la Secretaría de la CITES.



[1] Una versión anterior de este estudio formaba parte de una serie de estudios regionales del mismo tipo que sirvieron de base para la elaboración de un informe mundial sobre el estado, el alcance y las tendencias del comercio internacional legal e ilegal de tortugas marinas que fue solicitado por los gobiernos en la 17ª reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES (CoP17, Johannesburgo, 2016) y se presentó en la 18ª reunión (CoP18, Ginebra, 2019). La versión actual del estudio fue actualizada por TRAFFIC sobre la base de los nuevos datos relativos a decomisos realizados entre septiembre de 2018 y julio de 2019.

 

Para más información y organizar entrevistas, póngase en contacto con:

Secretaría CITES: Yuan Liu, +41 22 917 8130, [email protected]

 

Acerca de la CITES

Con 183 Partes (182 países + la Unión Europea), la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) sigue siendo uno de los instrumentos más potentes en el mundo para la conservación de la vida silvestre mediante la regulación del comercio. Miles de especies son comercializadas internacionalmente y utilizadas por las personas en su vida diaria para obtener alimentos, atención sanitaria, vivienda, recuerdos turísticos, productos cosméticos o accesorios de moda. La CITES regula el comercio internacional de más de 36.000 especies de plantas y animales, incluyendo sus productos y derivados, con el fin de garantizar su supervivencia en el medio silvestre y beneficiar los medios de subsistencia de la población local y el medio ambiente mundial. El sistema de permisos CITES tiene por objeto procurar que el comercio de especies incluidas en los Apéndices de la CITES sea sostenible, legal y trazable. La CITES se firmó en Washington D. C. el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de julio de 1975.