Discurso inaugural de la Secretaria General de la CITES, Ivonne Higuero, en la reunión informativa de las Operaciones Thunderball y Demeter V

Reunión informativa de las Operaciones Thunderball y Demeter V

Discurso inaugural de la Secretaria General de la CITES, Ivonne Higuero, en la reunión informativa de las Operaciones Thunderball y Demeter V

26 de noviembre de 2019, Shenzhen, China

Su Excelencia, Sr. Ni Yuefeng, Ministro de Aduanas de China

Su Excelencia, Sr. Zhuang Guotai, Viceministro de Ecología y Medio Ambiente

Su Excelencia, Sr. Li Chunliang, Viceadministrador de la Administración Nacional de Bosques y Pastizales

Sr. Yang Hong, miembro del Comité Permanente del CPC de Shenzhen

Sr. Kunio Mikuriya, Secretario General de la Organización Mundial de Aduanas

Excelencias, invitados especiales, damas y caballeros,

Agradezco mucho al Gobierno de China y a la Organización Mundial de Aduanas (OMA) por haberme invitado a esta reunión informativa de las Operaciones THUNDERBALL y DEMETER 5. Es realmente un honor estar aquí y me complace señalar la excelente cooperación de la Secretaría CITES con el Gobierno de China y la OMA.

Todos somos conscientes de la reciente evaluación mundial de la IPBES que nos advierte del riesgo de extinciones sin precedentes. Recientemente he concluido mi primera Conferencia de las Partes como Secretaria General, haciendo eco del llamamiento de que la "humanidad responda a la creciente crisis de extinción transformando la forma en que gestionamos los animales y las plantas silvestres del mundo" y de que "seguir como hasta ahora ya no es una opción".

Esto significa que nunca ha sido más importante combatir los delitos contra el medio ambiente, inclusive los delitos relacionados con el comercio ilegal de fauna y flora silvestres. Deberíamos sentirnos alentados por el hecho de que ahora se reconoce globalmente que los delitos contra la vida silvestre son delitos graves.

Los delitos contra la vida silvestre amenazan nuestros valores, nuestras estructuras de gobernanza y el estado de derecho. El comercio ilegal de vida silvestre socava el comercio legal y sostenible de la vida silvestre y de los productos forestales, razón por la que se estableció la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna o Flora Silvestres en 1973, más conocida como la CITES.

El comercio legal a través de la CITES contribuye a muchas economías en desarrollo, apoya a las comunidades locales y sus medios de subsistencia, conserva las especies de fauna y flora silvestres y, en última instancia, ayuda a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La tendencia de la constante ampliación de los Apéndices de la Convención refleja un crecimiento tanto en la demanda como en las poblaciones humanas. Hay un número cada vez mayor de especies par alas que es preciso regular el comercio a fin de evitar la sobreexplotación. Muestra el creciente valor de la CITES como regulador del comercio internacional de animales y plantas silvestres; pero significa también que las Aduanas y la agencias de observancia tendrán una función muy difícil tratando de regular el comercio legal de más de 36.000 especies. Sin embargo, estoy convencida de que,  si trabajamos juntos, seremos capaces de responder a este desafío.

En enfoque en tres direcciones que adopta la CITES para atajar los delitos contra la vida silvestre incluye reducir la demanda de vida silvestre adquirida ilegalmente, demostrar los beneficios del comercio legal bien gestionado y fortalecer los esfuerzos de aplicación de la ley.

He destacado en numerosas ocasiones que la función de las Aduanas en apoyar la Convención es esencial. Un oficial de aduanas es por lo general el primer, y a veces el único, nivel de inspección de los envíos que contienen especímenes CITES. Al verificar que el comercio se ajusta a las disposiciones de la CITES, y detectar el fraude y el comercio ilegal cuando es el caso, los oficiales de aduanas son nuestra primera línea de defensa.

Los delincuentes, y a menudo los delincuentes transnacionales, roban los recursos naturales de las personas en todo el mundo. Debemos proteger la vida silvestre y las personas, trabajando en colaboración para llevar a los delincuentes involucrados ante la justicia.

Y para lograrlo, trabajamos a través del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC).  En 2010, la CITES, INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas unieron fuerzas para proporcionar un apoyo coordinado a nivel nacional y regional para combatir los delitos contra la vida silvestre. Este Consorcio sigue prestando un apoyo bien definido a los países sobre la forma de utilizar las mismas herramientas y técnicas utilizadas para combatir otros delitos graves.

La labor realizada en el marco de la Operación Thunderball, coordinada por INTERPOL y la OMA bajo los auspicios del ICCWC, ilustra la respuesta que necesitamos – cooperación, comunicación y coordinación transfronteriza e internacional, dado que gran parte de a lo que nos enfrentamos es la delincuencia transfronteriza.

Durante la Operación, los oficiales de aduanas y policía trabajaron en estrecha colaboración, apoyados por las autoridades ambientales, las agencias de vida silvestre y silvicultura, las agencias fronterizas y las autoridades administrativas de la CITES. Identificaron e interceptaron envíos que contenían especies silvestres protegidas y reguladas por la CITES.

Su compromiso y ejemplo han situado nuestra Convención de 45 años sobre una base más sólida de cara al futuro. Ustedes, como oficiales de aduanas y policía, ha apoyado la aplicación de la CITES globalmente combatiendo el comercio ilegal de vida silvestre y productos forestales mediante esta Operación. Sus esfuerzos colectivos son el motivo por el que la Operación Thunderball ha cosechado semejante éxito.

En la reciente 18ª reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES, celebrada en Ginebra en agosto de 2019, las Partes abordaron 57 propuestas de inclusión en los Apéndices y 140 documentos de trabajo sobre una amplia variedad de temas. Se adoptaron 46 propuestas para enmendar los Apéndices, así como 8 nuevas resoluciones y 26 resoluciones revisadas y 353 decisiones. Esto incluye un gran número de decisiones encaminadas a fomentar nuestros esfuerzos colectivos para combatir los delitos contra la vida silvestre. En particular, se reconocieron los excelentes progresos realizados por el ICCWC para asistir a las Partes a combatir los delitos contra la vida silvestre, se hizo hincapié en utilizar las herramientas disponibles para combatir los delitos contra la vida silvestre y la corrupción, y los delitos contra la vida silvestre vinculados con Internet. Las resoluciones aprobadas nos muestran la vía a seguir y es esencial desplegar esfuerzos concertados para garantizar que se aplican.

Mirando hacia el futuro, hay una serie de cuestiones clave en las que debemos centrarnos, la mayoría de las cuales se subrayaron en la CoP18:  

En primer lugar, no debemos olvidar que los beneficios del comercio legal, sostenible y trazable son claros. La vida silvestre puede tener el poder de sacar a las poblaciones locales de la pobreza de modo que será mutuamente beneficiosa y autosostenible. 

En segundo lugar, debemos proseguir con nuestros esfuerzos colectivos para atajar la demanda y el suministro de productos comercializados ilegalmente. Debemos trabajar en toda la cadena de comercio ilegal de vida silvestre, y necesitamos incorporar las agencias a nivel internacional y nacional que tienen el mandato, están capacitadas y tienen los recursos para abordar los delitos transnacionales.

En tercer lugar, las especies icónicas suelen acaparar la mayoría de la atención, pero hay importantes amenazas que se ciernen sobre especies de fauna y flora menos conocidas. Las anguilas europeas y las plantas medicinales son ejemplos — y debería prestarse igual atención a esas especies. El comercio ilegal de madera es, por ejemplo, una cuestión que requiere nuestros esfuerzos colectivos y les aliento a considerar estas y otras especies cuando panifiquen futuras actividades y operaciones. En particular, la Secretaría convocará un Grupo de tareas sobre el comercio ilegal de especímenes de especies arbóreas incluidas en la CITES. El objetivo consiste en desarrollar estrategias para combatir el comercio ilegal de madera y reforzar aún más la cooperación regional e internacional.  

El Banco Mundial ha declarado recientemente que el costo global del comercio ilegal de productos pesqueros, de especies silvestres y forestales asciende a 1-2 trillones de dólares de EE.UU. al año. Para el bien de las generaciones futuras y el mundo en el que vivimos, es esencial impedir que los delincuentes pongan en peligro los medios de subsistencia, la seguridad, las economías y la sustentabilidad de nuestro planeta al explotar ilegalmente la fauna y la flora silvestres.

Excelencias, damas y caballeros, les expreso mi agradecimiento por su compromiso y dedicación a combatir los delitos contra la vida silvestre. No me cabe la menor duda de que esta labor continuará y que ustedes seguirán inspirando a otras personas.

Felicitaciones una vez más a todos los que han participado, y en particular a los asociados del ICCWC, INTERPOL y la OMA, por sus destacados esfuerzos para coordinar esta iniciativa excepcional.

MUCHAS GRACIAS!